Geopolítica XXI

una mirada geopolítica desde el sur del sur del planeta


Deja un comentario

De unas Fuerzas Armadas de conscripción a unas Fuerzas Armadas profesionales, Chile, 1993

(Síntesis de ponencia presentada en Iquique en 1993 en el II Congreso de la Asociación Chilena de Ciencia Política, titulada ¨De unas Fuerzas Armadas de conscripción a unas Fuerzas Armadas profesionales: aspectos estructurales e institucionales¨).

DE UNAS FUERZAS ARMADAS DE CONSCRIPCION A UNAS FUERZAS ARMADAS PROFESIONALES. ASPECTOS ESTRUCTURALES E INSTITUCIONALES DEL PROCESO DE MODERNIZACIÓN DE LA DEFENSA NACIONAL.

Manuel Luis Rodríguez U.

LA MODERNIZACIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS EN CHILE.

Al concluir el período dictatorial, uno de los nudos institucionales más complejos a resolver en el curso de la transición democrática es la re-profesionalización de las Fuerzas Armadas en términos de asegurar su plena subordinación al poder civil democrático. El contenido esencial de esa modernización, que será un proceso de una trayectoria temporal que debiera tomar a lo menos un decenio, consiste en nuestra opinión, en: 1º  la modificación gradual de la estructura de las instituciones de la Defensa; 2º la redefinición de sus doctrinas de empleo y, 3º  la modificación de su sistema de reclutamiento.

Se trata de una modificación profunda de la relación entre el poder político y la fuerza militar, dentro de un Estado democrático.   Históricamente, en Chile nunca ha tenido lugar tal cambio, y de allí su importancia estratégica.

El cambio paradigmático que postulamos no se origina solamente en la experiencia traumática de unas fuerzas armadas comprometidas e involucradas en un golpe militar y en 17 años de gobierno dictatorial (lo que ya de por si, modificó gravemente la estructura de las FFAA y la relación entre éstas y la ciudadanía), sino porque el orden mundial y el esquema geopolítico y geoestratégico en América Latina están cambiando aceleradamente.

Chile ha perdido posición en América Latina.

Chile sigue siendo un país subdesarrollado y dependiente, ubicado en la periferia de los grandes centros de poder.

EL FIN DE LA GUERRA FRÍA Y EL COMIENZO DE LA ERA DE LA INCERTIDUMBRE ESTRATÉGICA.

El primer fundamento conceptual para proponer esta reestructuración de las FFAA en Chile es el cambio profundo que tiene lugar en el escenario estratégico y geopolítico mundial.   Al desaparecer la URSS y el ¨peligro¨ del bloque comunista, toda la ideología de la seguridad nacional que sirve de fundamento doctrinal a las FFAA de Chile se viene al piso y pierde vigencia.

No solo desaparece la guerra fría, sino que además perduran las diferencias fronterizas con las tres naciones vecinas de Chile: la relación fronteriza con Argentina se encamina por la senda de la integración y la complementación vecinal, aunque perduran indefiniciones en ciertos puntos del límite terrestre binacional, mientras Peru mantiene su discreta y lejana esperanza por los territorios del norte y Bolivia reclama salida soberana al mar.

Además en esta nueva fase estratégica global, se agregan nuevos factores de incertidumbre: la carencia de fuentes de energías, la disputa por los recursos naturales escasos (agua en particular) y la emergencia de reclamaciones etnicas y territoriales desde el interior del Estado nacional, además de los persistentes conflictos religiosos.

El planeta ha entrado en una era de incertidumbre estratégica.

Y para situar a Chile en tal escenario de incertidumbre, requiere de FFAA profesionales, altamente entrenadas y con gran capacidad de reacción rápida para enfrentar las nuevas amenazas.   La guerra del futuro será una guerra irregular o no convencional, con ataques furtivos, armamento letal y gran capacidad de reacción rápida, sobre la base de un uso cada vez más intensivo de la información en el teatro de batalla y el teatro de la guerra.

La reciente guerra de las Falklands (1982) demostró taxativamente el fracaso bélico de las fuerzas armadas basadas en la conscripción, y el predominio evidente de las fuerzas militares profesionales en el campo de batalla.

En este contexto, Chile sigue siendo un país militarmente subdesarrollado y dependiente.

Las doctrinas de las FFAA chilenas han estado históricamente copiadas, adaptadas y subordinadas a esquemas doctrinales extranjeros.

En el siglo XIX Chile pasó de ser un país dependiente del poder militar francés (hasta la Guerra del Pacífico), para pasar después de los años de 1890 a ser  un país dependiente de la doctrina, entrenamiento y equipamiento del ejército prusiano.  La influencia militar prusiana duró hasta la II guerra mundial, cuando los Estados Unidos impusieron su doctrina de la seguridad nacional y sellaron el estilo, entrenamiento y equipamiento de las FFAA chilenas provenientes de la potencia dominante estadounidense.

La doctrina de la seguridad nacional que todavía se enseña en las escuelas militares chilenas ha sido copiada y adaptada de la ideología estadounidense de la seguridad nacional prevaleciente en EEUU en los años cincuenta y sesenta.  Los EEUU ya han cambiado su doctrina a la de la ¨guerra de baja intensidad¨, pero en Chile en los actuales años noventa los militares continúan adhiriendo a la “seguridad nacional¨ de los años cincuenta.   O sea en Chile trabajan con una doctrina ajena, de 40 años de antiguedad, y que ya está obsoleta en Estados Unidos.

UN NUEVO DISEÑO INSTITUCIONAL Y OPERACIONAL PARA LAS FUERZAS ARMADAS.

En tales escenarios geoestratégicos, Chile necesita FFAA distintas de las que tenemos hoy, organizadas sobre el predominio del Ejército sobre la Armada y la Fuerzas Aérea, carentes de interoperatividad, con bajos niveles de reacción rápida, con equipamiento convencional pensado para la guerra de mediados del siglo XX (y en algunos casos con armamento de la II guerra mundial) y con una doctrina de empleo propio de la época de la guerra de las trincheras (1914-1918).

Resulta insólito constatar que la fundamentación geopolítica que circula y se enseña en las escuelas de oficiales de las FFAA sigue siendo la geopolítica alemana de la época del nacismo anterior a 1939.   El libro de Pinochet ¨Geopolítica¨ que todavía se usa en las bibliotecas del Ejército, es una burda copia del general y geopolítico brasileño Golbery de Couto e Silva y es una transcripción directa de las doctrinas racistas de los autores geopolíticos alemanes nazis de 1933.

En 1978 (hace poco más de 10 años), cuando Chile y Argentina estuvieron al borde de un enfrentamiento bélico, en Magallanes pudimos apreciar que se instalaron a lo largo de las rutas, minas antitanque y trincheras ante las fronteras, como si la guerra moderna fuera una guerra de posiciones y no una guerra de movimiento.   Incluso los mandos militares de la región austral, recomendaron a los puntarenenses que construyan trincheras y refugios en los patios de sus casas, revelando de paso que los generales de la época, antes que estalle el conflicto, daban por perdida la ciudad de Punta Arenas.

Para la guerra del futuro, necesitamos unas Fuerzas Armadas diferentes, profesionales, basadas en la interoperatividad y alta movilidad de las fuerzas en el teatro, en un equipamiento de mayor calidad tecnológica, conforme a una doctrina de empleo basada en el concepto de la ¨defensa suficiente¨ y constituidas exclusivamente por profesionales.

Pero además si Chile sigue siendo pensado como una nación terrestre, estamos perdiendo y desdibujando uno de los rasgos geoestratégicos fundamentales de este país: Chile es una nación marítima con acceso a tres océanos (Austral, Pacífico y Atlántico) pero cuya proyección hacia los espacios del Pacífico nos debiera convertir en una potencia oceánica.   Para dejar de ser una nación marítima costera y convertirnos en una potencia marítima y naval en el océano Pacífico, requerimos de un instrumento naval oceánico, es decir, con capacidad de proyección oceánica, de fortalecer nuestra industria naval, de ampliar las capacidades de infraestructura portuaria, especialmente en las regiones extremas del territorio (Tarapacá y Magallanes) y de ampliar nuestra propia flota marítima mercante bajo bandera nacional.

Chile no es una potencia terrestre porque tenemos tres naciones vecinas en el Cono Sur de América, sino que es una nación marítima con futuro en el océano Pacífico y en los mares australes y antárticos.

La transformación de Chile en una potencia marítima y naval del Pacífico sur con capacidad de presencia y de proyección oceánica, es una de las tareas estratégicas de este decenio y del siglo XXI venidero.

Los elementos centrales de este nuevo  diseño institucional son, en síntesis los siguientes.

LA TRANSICION DESDE UN CONTINGENTE DE CONSCRIPCION A UN CONTINGENTE DE SOLDADOS PROFESIONALES.

La transición gradual del sistema de reclutamiento desde unas FFAA basadas en la conscripción obligatoria a unas FFAA constituidas exclusivamente por contingente profesional voluntario.  Se trata de producir un cambio institucional progresivo (que puede durar a lo menos diez años) donde al mismo tiempo que se reduce anualmente el número de conscriptos convocados obligatoriamente, se va aumentando el número de conscriptos voluntarios que deseen alcanzar la categoría de soldados profesionales.

En el nuevo proceso de convocatoria a la conscripción deben ser expresamente eximidos los hijos de víctimas de violaciones a los DDHH y quienes argumenten y justifiquen razones de objeción de conciencia.   El proceso de formación-selección de un soldado profesional, emanado de un llamado voluntario, puede durar hasta 5 años y su incorporación a las filas sería inmediato al término del proceso de  formación.  De acuerdo a este proceso de transición, el primer año el conjunto de la conscripción estaría constituida por un 90% de obligatorios y un 10% de voluntarios, el segundo año los obligatorios serían un 80% del contingente y los voluntarios un 20% y así sucesivamente durante un decenio.

UNA NUEVA ESTRUCTURA DE RELACION ENTRE OFICIALIDAD Y TROPA.

La modificación gradual dela composición y dotación del cuerpo de oficiales y altos mandos, para adecuarlos proporcionalmente al número global de soldados o tropa incorporados en las filas, evitando la proliferación de generales y otros altos mandos.

UN NUEVO SISTEMA DE FINANCIAMIENTO PLURIANUAL DE LA DEFENSA.

Postulamos la planificación y puesta en marcha de un nuevo sistema de financiamiento plurianual de la Defensa.

Sin perjuicio de la eliminación del financiamiento basado en la ley reservada del cobre (por ser desproporcionado, regresivo e ilegítimo), se propone la creación de un sistema de financiamiento decenal de la Defensa, de manera que una ley de programación presupuestaria de la Defensa, aprobada por el Congreso fije los montos de recursos anuales que irrogará a lo largo de cada decenio.

Este diseño presupuestario evita, por una parte, que el Presupuesto de Defensa quede sometido a los cambios de los gobiernos de turno, pero asegura por otra parte, que la defensa cuente con todos los recursos que sus importantes funciones requieren.   Los cambios estructurales que proponemos aquí, requieren de una fuerte provisión de recursos presupuestarios.   Pasar desde unas FFAA de conscripción a unas FFAA de profesionales, necesariamente implicará mayores costos en personal, particularmente para asegurar la contratación de soldados profesionales (con remuneraciones que debieran acercarse gradualmente a las del sector civil equivalente, a fin de disminuir las fugas de personal), además de los costos adicionales de entrenamiento y de equipamiento.

LOS NUEVOS CONTENIDOS QUE SE IMPARTEN EN LAS ACADEMIAS MILITARES.

El reestudio y revisión de los contenidos pedagógicos y doctrinales que se imparten en las escuelas matrices, de oficiales y de especialidades de todas las ramas de las FFAA., a fin de asegurar su calidad democrática y su pertinencia a las nuevas necesidades de instrucción y formación de las instituciones de la Defensa y de que se han eliminado todos los elementos conceptuales, históricos e ideológicos que justificaban a la dictadura.

NUEVAS ATRIBUCIONES LEGISLATIVAS SOBRE LA DEFENSA.

Postulamos el fortalecimiento de las atribuciones y facultades fiscalizadoras de la Cámara de Diputados respecto del funcionamiento, organización, doctrina y actividades de las Fuerzas Armadas, en cuanto instituciones plenamente subordinadas al poder político civil democrático.

NUEVOS CRITERIOS PARA EL RECLUTAMIENTO DE OFICIALES DE LA DEFENSA.

Nos parece fundamental el estudio, la revisión y la modificación gradual de los criterios de selección de las escuelas de oficiales de todas las ramas de las FFAA a fin de eliminar todo vestigio de clasismo o de discriminación por razones de sexo, condición socio-económica o pertenencia religiosa o filosófica.

_____________________


1 comentario

La posición del Gobierno de Chile y la reclamación territorial boliviana

El Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, antes de partir a Beijing para participar de la XXII Cumbre de Líderes de la APEC, acompañando a la Presidenta Michelle Bachelet, se refirió a la respuesta de Bolivia a la excepciones preliminares presentadas por Chile a la competencia de la Corte Internacional de Justicia sobre la demanda marítima boliviana contra nuestro país.

El Canciller explicó que el escrito presentado por Bolivia “será sometido a un análisis riguroso y, posteriormente, cuando estemos de regreso en nuestro país, lo vamos a compartir con nuestros asesores, con los ex Cancilleres, con los miembros de otros poderes y se le hará entrega a la Presidenta de la República Michelle Bachelet en La Moneda”.

El Ministro Muñoz aclaró que Chile ha “presentado argumentos muy contundentes para impugnar la competencia de la Corte” y aseguró que lo que busca Bolivia con la demanda es “desconocer el Tratado de Límites suscrito en 1904, 24 años después de la guerra entre Chile y Bolivia, que ha estado vigente por 110 años y que fijó de manera definitiva, a perpetuidad, la frontera entre los dos países”.

“Esta demanda artificiosa lo que pretende, en buenas cuentas, es desconocer ese Tratado. Y además, por esa vía, pone un signo de interrogación sobre los tratados de límites en general y la estabilidad de las fronteras”, agregó el Canciller Muñoz, quien precisó que “la posición de Chile es contundente, firme y clara”.

La respuesta de Bolivia a las impugnaciones preliminares presentadas por nuestro país fueron recibidas, por el Agente de Chile ante La Haya, Felipe Bulnes y los Coagentes Claudio Grossman y María Teresa Infante, Embajadora ante Países Bajos. La siguiente etapa son los alegatos orales y las fechas serán definidas por la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

mapa mundiOK--644x362


Deja un comentario

El país de la compulsión guerrera: el Imperio contraataca

Cuando se observa desde una perspectiva global y geopolítica lo que representa el mapa mundial de los conflictos y guerras actualmente en curso (en Asia, en Africa, en Oriente Medio), no puede no llamarnos la atención un hecho contundente: los Estados Unidos aparecen involucrados en la mayor parte de los conflictos y guerras, ya sea directamente con sus tropas y fuerzas militares en terreno, o indirectamente a través de Estados lacayos que le sirven de ¨mano sucia¨ en el juego geopolítico de cada región en particular.

No sería aventurado afirmar que en este segundo decenio del siglo XXI Estados Unidos es la potencia más belicista y guerrera del planeta, no solo porque es el único país que cuenta con el arsenal militar más grande del mundo, el más costoso presupuesto militar, sino además, porque pone en juego una política militar y estratégica a escala global donde ningún escenario de conflicto queda excluido y donde la intervención militar directa (o indirecta a través de la OTAN o de sus Estados lacayos más obedientes (Inglaterra, Canadá, Israel…) forma parte de las opciones e hipótesis de conflicto vigentes y latentes.

Actualmente, Estados Unidos se encuentran involucrados directa e indirectamente en 74 conflictos en todo el mundo.  El despliegue de bases e instalaciones militares en el mundo por parte de EEUU es único y no lo tiene ninguna otra potencia. los estadounidenses cuentan con una importante presencia militar en Bahréin, Yibuti, Turquía, Qatar, Arabia Saudita, Kuwait, Irak, Afganistán, Kosovo y Kirguistán.

Asimismo, tienen bases militares establecidas desde hace años en Alemania, Japón, Corea del Sur, Italia y el Reino Unido.

Según el informe, algunas de estas instalaciones son realmente vastas. Es el caso, por ejemplo, de la base aérea de Al Udeid, en Qatar, que sirve de puesto avanzado para el Comando Central de EE.UU. (Centcom) y que recientemente fue ampliada para albergar a 10.000 soldados y 120 aviones.

Mientras el Centcom opera en 20 países en toda la región de Oriente Medio y participa activamente en el refuerzo militar, programas de lucha antiterrorista, apoyo logístico y financiación de los militares en varias naciones, el Comando de EE.UU. para África supervisa las relaciones militares con 54 naciones del continente.

El sitio web ¨Global Research¨ señala que la presencia de las fuerzas de operaciones especiales ha aumentado en 60 países durante el mandato del presidente Barack Obama. Estas, señala el portal, en algunos casos llevan a cabo misiones encubiertas que a veces tienen como finalidad luchar contra el tráfico de drogas.

Según el periodista Jeremy Scahill, autor del libro ‘Dirty Wars’ (‘guerras sucias’) sobre la guerra global encubierta del Gobierno de Obama, estas operaciones militares podrían aumentar el número de áreas en el mundo donde existen zonas de conflicto.

Desde 1976, cuando fue derrotado en Vietnam, EEUU se ha dedicado a provocar, organizar, e intervenir en guerras e invasiones militares, pero no han ganado ninguna guerra.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.810 seguidores