Archivo de la categoría: RELACIONES INTERNACIONALES

How Important Is Latin America on China’s Foreign Policy Agenda? – The Diplomat

In the light of the forthcoming visit of President Xi Jinping to the South American nations of Ecuador, Peru, and Chile, it’s timely to ask: how important is Latin America as a whole to China’s foreign policy agenda? Although trade ties between the two date back to the 1570s, bilateral relationships between China and regional countries remained considerably limited. Along with Beijing’s perception of the region as an integral part within the U.S. sphere of influence, factors such as geographical distance, cultural ignorance, and economic incompatibility had greatly restricted the relationship till the recent past.

thediplomat_2015-03-30_17-00-35-386x243

Previously, Chinese scholars and foreign policy analysts were of the opinion that the Monroe Doctrine prevailed in the region. The Monroe Doctrine, articulated by U.S. President James Monroe in 1823, asserted U.S. hegemony over its southern neighborhood by telling other powers of the time to stay out. Quite unlike the past, however, in recent years China’s presence in the U.S. “backyard” has profoundly increased due to a number of factors.

First, China’s foreign policy has undergone a visible shift, from Deng Xiaoping’s dictum “lie low and bide your time” to a strategy of power projection and active engagement under President Xi Jinping. Although the region of Latin America is not strategically as important to China as South Asia or East Asia, bonhomie between the two sides has considerably increased in recent years along with China’s more active outreach.

Enjoying this article? Click here to subscribe for full access. Just $5 a month.

Second, the ongoing Sino-U.S. power transition and America’s close engagement with allies in Asia as well as new partners such as India and Vietnam has in a way driven China into Latin America in order to counterbalance the United States.

Third, China seeks to fulfill its commercial interests. Latin America possesses a wealth of natural resources, which are crucial to China’s brisk economic development. China, for its part, seeks to obtain raw materials and diversify the source of such imports. In fact, the Chinese Ministry of Commerce has identified Latin America along with the Middle East/Africa and Russia/Central Asia as the three chief areas that are likely to become net energy suppliers for Beijing. Beijing also wants to sustain its access to overseas markets in order to secure the export of Chinese manufactured products. Bilateral trade between China and Latin America stood at $263.6 billion in 2014.

Fourth, China has significant geopolitical interests in the region. Although the Chinese government articulates its will to establish a cooperative relationship with the region, the White Paper on Latin America and the Caribbean published in 2008 clearly states that “the one China principle is the political basis for the establishment and development of relations between China and Latin America.” Currently, of Taiwan’s 22 diplomatic allies, 12 are found in Latin America and the Caribbean, more than in any other region.

Fifth, China adheres to the principle of multipolarity and the idea of multilateralism. To accomplish this objective, Beijing requires a network of allies from the Global South, including Latin American nations. In order to shore up the country’s bonhomie with the region, China has used the Global South or developing countries card. China claims that the country shares a common history with most developing nations, resulting in better understanding and shared demands and desires. Also, reinforcing solidarity on these grounds denotes that China combines patriotism with Marxist internationalism in its foreign policy.

Apart from bilateral commercial and political engagements, Beijing also engages with Latin American countries in various multilateral platforms such as the China-Community of Latin American and Caribbean States (CELAC) Forum, United Nations, Organization of American States (OAS), G5 group (Brazil, China, India, Mexico, and South Africa), BRICS group (Brazil, Russia, India, China, and South Africa), and the BASIC group (Brazil, South Africa, India, and China). Further, the number of high-level bilateral visits evidently indicates the importance Latin America enjoys in China’s foreign policy agenda. Between 2000 and 2015, Chinese premiers and presidents visited the region as many as 31 times, with Brazil, Argentina, Chile, and Cuba figuring as the top destinations.

China’s rising bonhomie with Latin America has clearly altered the geopolitics of the region and tendered a strategic challenge to the United States. Above all, China’s inroads into the region have questioned the validity of the Monroe Doctrine there. Although there remains a significant question as to whether Sino-Latin American ties can be defined as a win-win relationship, the region will definitely emerge as a testing ground between China and the United States in the forthcoming years.

Shaheli Das is a Junior Fellow at Observer Research Foundation and a Doctoral candidate at the Center for East Asian Studies, Jawaharlal Nehru University.

Gobierno de Argentina alcanza acuerdo con Gran Bretaña para explotación conjunta de petróleo en islas Falklands

En la edición del 14 de septiembre reciente de la prestigiosa revista electrónica estadounidense OIL AND GAS JOURNAL leemos la siguiente noticia, donde se informa que el Gobierno de Argentina y el Gobierno de Gran Bretaña han firmado un acuerdo para trabajar en conjunto a fin de remover los obstáculos para la explotación conjunta costa afuera de petróleo y gas natural en la plataforma submarina de las islas Falklands:

“The governments of Argentina and the UK have agreed to work toward removal of restrictions on oil and gas work offshore the Falkland Islands.

As part of its longstanding claim to sovereignty over the islands, the South American country in 2010 imposed restrictions on movements of ships between it, the Falklands—which it calls the Malvinas—and other islands in the South Atlantic (OGJ Online, Feb. 17, 2010).

_65060578_falklands_464

The Argentine government, under former President Cristina Fernandez de Kirchner, objected to offshore exploration then reviving under auspices of the government of what the UK considers one of its self-governing offshore territories.

Among results of drilling during that period was the discovery byRockhopper Exploration PLC of Sea Lion oil field, which is under development (OGJ Online, Sept. 14, 2011).

Argentina and the UK fought a 74-day war over the Falklands in 1982 and didn’t reestablish diplomatic relations until 1990.

Mauricio Macri, who replaced Fernandez de Kirchner as president last December, has moved to improve relations with the UK.

He met with British Foreign Office Minister Alan Duncan during a series of high-level meetings in Buenos Aires this month that yielded an agreement on travel and other issues related to the Falklands and that included the statement about working toward lifting restrictions on oil and gas activity.

In a visit to London before those meetings, Argentine Foreign Minister Susana Malcorra said her government would be willing to pursue joint exploration in the Falklands.”

Fuente: http://www.ogj.com/articles/2016/09/argentina-uk-to-seek-falklands-oil-accord.html?cmpid=EnlEDSeptember222016&eid=288271051&bid=1536302

EXPLOTACIÓN COMERCIAL DE PETRÓLEO EN LAS ISLAS FALKLANDS SE INICIA DURANTE EL PRESENTE AÑO 2016.

Recordemos que las primeras operaciones de la empresa inglesa Rockhopper Exploration PLC en la plataforma submarina de las Falklands se iniciaron en 2011.

La información más reciente al respecto es la siguiente:

“Rockhopper Exploration PLC said it will invest about $2 billion to start oil production from the North Falkland basin in early 2016.

The company said its Sea Lion discovery in PL032 could be producing 120,000 b/d by 2018. The company has conceived a development plan on the basis of producing a 350 million bbl resource using a leased floating production, storage, and offloading vessel.

Rockhopper expects to complete concept engineering studies in first-quarter 2012 and shortly thereafter to begin front-end engineering design. FEED is expected to be completed and submitted to the Falkland Islands government in first-quarter 2013, by which time the company would expect to have awarded the contracts to the FPSO provider and subsea contractor.

Accounting for all outstanding payments for well 14/10-6, the previous well drilled, the company estimates that it will have $170 million in cash. It reckons that it is therefore fully funded to complete 14/10-7, the current well, and the remaining two committed drilling slots that it has with the Ocean Guardian. It is considering its position as to whether it will take up any additional options with the rig.

The company said the 14/10-7 well, 3.3 km northwest of the 14/10-2 discovery well, was successful. Total depth is 2,696 m. The well derisked areas of lower amplitudes in the main complex, but further work is needed to determine the extent of the main complex SL20 lobe north of the well.

Rockhopper has a 100% interest in the PL023, PL024, PL032, and PL033 production licenses that total 3,800 sq km. It has also farmed into a 7.5% working interest in PL003 and PL004 operated by Desire Petroleum.

Testing of the Sea Lion discovery in September 2010 and June 2011 represented the first oil to flow to surface in Falkland Islands waters (OGJ Online, May 19, 2010).

Rockhopper hired two seismic vessels to shoot a 3D seismic survey over parts of PL024, PL032, and PL033 not previously defined by 3D and over adjacent areas. Data over the southern parts of PL032 and PL033 has been fast-track processed, and an initial interpretation has been completed. The rest of the new 3D data is expected to be available for interpretation by yearend.”

Fuente: http://www.ogj.com/articles/2011/09/falklands-sea-lion-oil-production-start-seen-in-2016.html

El (lento e interminable) fin de la Guerra Fría en América Latina

Esta mañana la prensa colombiana y del mundo anuncia la firma del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto en Colombia entre el gobierno y las FARC.

El comunicado publicado en La Habana informa que “las delegaciones del Gobierno nacional y de las Farc-EP anunciamos que hemos llegado a un Acuerdo Final, integral y definitivo, sobre la totalidad de los puntos de la Agenda del Acuerdo General para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera en Colombia.”

Entre la desconfianza aprendida de los extremos y la esperanza expectante de millones de ciudadanos colombianos residentes en su país y dispersos por el mundo, ha prevalecido el realismo y la voluntad común de hacer primar la paz, entendida como un derecho humano fundamental e irrenunciable, tras cuarenta años de guerra y de violencia.

Este acuerdo se firmará el lunes 26 de septiembre próximo en Cartagena de Indias, Colombia.

Se trata de un segundo momento histórico en las relaciones internacionales de América Latina, que se puede comparar con el reestablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

americalatina

La guerra fría, esa confrontación global política, social, ideológica y cultural que dividió en dos campos geopolíticos irreconciliables al mundo entre 1945 y 1989 produjo en América Latina una suma casi interminable de trágicos resultados: golpes de Estado y asonadas militares, revoluciones armadas, guerras civiles, sistemas políticos democráticos arrasados por el fanatismo y el ultrismo, gobiernos dictatoriales entregados al dominio hegemónico y los intereses económicos y financieros de Estados Unidos, oleadas criminales de anticomunismo y de esquizofrenia política, la guerra fría puede calificarse como el verdadero medio siglo más intenso y conflictivo de la historia latinoamericana.

Probablemente el signo más significativo de la guerra fría en el continente latinoamericano fue la tendencia casi irrefrenable de gran parte de los actores políticos al uso de las armas y de la violencia en el escenario social y político.

Pocos son los partidos políticos en esta parte del mundo que pueden vanagloriarse de no haber propiciado, auspiciado, impulsado o apoyado un golpe de Estado en su propio país o en algún otro país de la región.

El rechazo a las posturas anticomunistas y a las anticuadas lógicas hegemónicas de partido único y la búsqueda constante de nuevas lógicas de desarrollo, son algunas de las lecciones aprendidas de esa etapa crucial del desarrollo de este continente.

Para las relaciones internacionales de América Latina, el fin de la guerra fría en este segundo decenio del siglo XXI constituye un hito histórico que abre el horizonte hacia un nuevo paradigma para la inserción de esta región en el escenario global.   Hoy América Latina, reconociendo su diversidad, dispone de herramientas políticas y diplomáticas más potentes para instalarse en el mundo y para participar en la arquitectura de un nuevo orden global.  En el nuevo escenario geopolítico que se abre en la región latinoamericana, el acento principal está en los modelos de desarrollo, en la grave cuestión del cambio climático, en las riquezas/carencias en materia de energía y en la construcción de instituciones democráticas cada vez más sólidas, transparentes, abiertas e inclusivas.

Se abre una nueva época de relaciones internacionales (bilaterales y multilaterales) constructivas, de diálogo diplomático y político igualitario, vuelve la Política a reencontrar su sentido más profundo.

En la clásica trilogía entre Estrategia, Política y Diplomacia, el fin de la guerra fría en América Latina -que ahora presenciamos- vuelve a poner el acento en la Política como búsqueda y construcción del interés general y de la Diplomacia como herramienta política para la interacción cooperativa.

En este siglo XXI se percibe con mucha mayor claridad y pertinencia que el modelo neoliberal de mercado, implantado en América Latina como una “exportación no tradicional” desde la escuela de Chicago, era perfectamente funcional a la lógica ideológica de la guerra fría, construida sobre la base de la exclusión social, el autoritarismo militarista, el Estado subyugado al mercado  y el antiizquierdismo compulsivo.

Terminada la guerra fría en el continente americano, el nuevo escenario geopolítico que se abre no garantiza que la potencia estadounidense no siga interviniendo y propiciando “golpes blandos” y maniobras desestabilizadoras como sucede en Brasil o en Venezuela.

Terminados el enemigo comunista y el peligro soviético por allá por 1990, Estados Unidos busca ahora su propio destino  manifiesto, entre la nostalgia y el imperialismo, tratando de ver o encontrar enemigos en Rusia o en la República Popular China y por lo tanto, no será América Latina una prioridad en la política exterior estadounidense.

América Latina se demoró 26 años en terminar una guerra fría que ya ocupa un capítulo en los libros de Historia, precisamente porque -aunque parezca paradójico- las estructuras mentales, las ideologías políticas, son más persistentes y difíciles de modificar que las instituciones, las cancillerías o los Estados.

No faltarán por cierto en esta nueva época, los que sigan creyendo que Cuba asusta a algún incauto o que sirve como recurso retórico para convencer electores, porque finalmente no es más que otro reduccionismo para alimentar viejos fantasmas.

La firma de la paz en Colombia y las nuevas relaciones diplomáticas entre Cuba y EEUU son momentos históricos significativos, que forman parte de procesos políticos y geopolíticos cuya densidad solo podemos apreciar en la perspectiva del tiempo, pero que abren nuevos horizontes para la paz, la democracia y el desarrollo en América Latina.

 

El retorno de los nacionalismos

Asistimos a un momento histórico donde se manifiestan nuevamente los nacionalismos.

La historia, nos recuerda cada cierto tiempo y en forma siempre dramática, que los nacionalismos son los principales responsables ideológicos y sociales de las dos guerras mundiales más desvastadoras del pasado siglo XX: la primera guerra (1914-1918) que enfrentó al imperio AustroHungaro y Alemania contra Inglaterra, Francia y Estados Unidos (originada en los nacionalismos eslavos de Europa central), y la segunda guerra (1939-1945) que hizo colisionar al Eje nazi-fascista de Alemania, Italia y Japón, contra los aliados EEUU, Unión Soviética, Francia e Inglaterra (desencadenada por los nacionalismos alemán y japonés).

Los nacionalismos son, además, fuerzas ideológicas alimentadas en los segmentos sociales populares más desfavorecidos, por los sectores políticos de las derechas más extremas, construyendo discursos de intolerancia, de fanatismo, de miedo y de odio contra “el otro”.

tabula_regionum_europae

Los fanatismos nacionalistas se pueden entender principalmente, no solo por la afirmación exclusiva y excluyente de la propia identidad, sino también por la lógica del temor al extranjero y el odio racial contra ciertas poblaciones acusadas de culpas históricas, muy frecuentemente imaginarias.

Hoy, en la segunda década del siglo XXI, en la era de la globalización y de los intercambios a escala planetaria, los nacionalismos parecen estar de regreso, con su carga de exclusión, fanatismos, odiosidades, sentimientos colectivos manipulados y identidades locales activadas por la irracionalidad de algunas minorías iluminadas.

El miedo al ruso, al judío, al húngaro, al polaco, al alemán, al francés, al italiano, que tanta sangre hizo correr desde el siglo XVII hasta el siglo pasado en los territorios europeos, ahora parece de retorno con el miedo al inmigrante, al árabe, al islámico.

¿Asistimos solamente a la crisis del modelo unitario europeo o es sólo un anticipo de la implosión del bloque occidental, en un contexto caracterizado por la emergencia de nuevos centros hegemónicos globales en el Oriente?

¿Es Europa hoy todavía un referente significativo de la cultura universal de Occidente, o las actuales crisis sociales y culturales sólo van empujando el carro de la decadencia?   Una pregunta como ésta solo puede responderse desde una lógica temporal del largo plazo.

La crisis económica y financiera iniciada desde 2008 en el centro del sistema capitalista y en el núcleo del modelo neoliberal de mercado, o “campo occidental”, va camino de arrasar no solo las conquistas sociales de los Estados de bienestar europeos, sino que representa el telón de fondo y el contexto, en una Europa golpeada en los tiempos recientes por dos movimientos telúricos mayores: la crisis de los refugiados originada por la huida masiva de ciudadanos sirios huyendo de la desvastación de la guerra, y la decisión de Gran Bretaña de retirarse de la Unión Europea tras un referendum de alto impacto regional y global.

Europa vive ahora tres crisis de envergadura: los efectos retardados de una crisis económica y financiera iniciada en el sistema bancario de los Estados Unidos, el impacto de la crisis ocasionada por la llegada de alrededor de 2 millones de refugiados procedentes del Medio Oriente árabe e islámico y el Brexit, la salida de Gran Bretaña del bloque europeo y que puede funcionar como una potente señal de alarma.

GRAN BRETAÑA EN EL MAPA GLOBAL.

Gran Bretaña sale de la Unión Europea, pero no deja de ser el aliado político y estratégico más importante de EEUU en Europa, y continúa integrando la Alianza Atlántica OTAN, el poderoso e influyente brazo armado de Occidente, con operaciones militares de intervención en 3 continentes.

Los intereses estratégicos de Gran Bretaña se localizan en Europa, en América del Norte, en el Atlántico Sur, en Medio Oriente y en el sudeste asiático.

Cabe recordar que las relaciones diplomáticas y comerciales de Gran Bretaña con China viene desde la época de la dinastía Ming en 1638.

Basta anotar solamente que en 2010 altos mandos militares se reunieron en Pekín para discutir la cooperación militar entre ambos países, entre ellos el subjefe del Estado Mayor del Ejército Popular de Liberación, y el jefe del estado mayor del ejército británico, iniciando una etapa de intensificación de las relaciones entre China y el Reino Unido, e impulsando especialmente además, el comercio entre los dos países que vale miles de millones de libras esterlinas.

En el mapa geopolítico global, Gran Bretaña, una potencia mundial de primer orden que integra el campo occidental, se encamina por el desconocido y nebuloso camino de retirarse ordenadamente de la Unión Europea, manteniendo su presencia en la OTAN y en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, pero dejando tras suyo un cuadro de agitación  e inestabilidad.

LA CRISIS DEL BREXIT Y LOS NACIONALISMOS EUROPEOS.

La “crisis del Brexit” separó a los viejos ingleses atemorizados por el miedo a los inmigrantes, de los jóvenes esperanzados en que la Unión Europea les abría las puertas a las posibilidades, a los intercambios, a la integración.   Esta generación de jóvenes británicos frustrados ahora por el corte brutal del Brexit, serán muy previsiblemente los adultos que explotarán de rabia en 20 años más contra las instituciones inglesas y europeas.

El Brexit ha sido el detonante para poner en evidencia los virulentos e impredecibles nacionalismos y localismos europeos: los escoceses que no quieren salir de la UE pero que arriesgan separarse de Inglaterra, los catalanes que agitan su independentismo autonómico de España, los irlandeses que quieren unificarse, los holandeses que quieren promover un referendum de salida de Europa…

El impecable juego democrático de los referendum y de las iniciativas ciudadanas de ley, es decir, el ejercicio teórico y práctico de la democracia participativa, le está jugando una mala pasada a las instituciones de las democracias representativas, llevando a las naciones europeas al torbellino impredecible de los asambleísmos, de los liderazgos populistas y de las odiosidades raciales.

¿Lección para las mayorías democráticas?: nunca dejen de ocuparse de las minorías.

Hasta el presente, esas tensiones locales de inspiración nacionalista y xenófoba habían permanecido casi en la trastienda del escenario político y geopolítico del viejo continente.  Ahora los nacionalismos estallan en el rostro del modelo de integración continental.  Aún así, no puede perderse de vista que mientras el Brexit sacude transitoriamente las bolsas de valores y los bancos centrales, cientos de miles de árabes pugnan dramáticamente a través del Mediterráneo por refugiarse en la Europa en crisis.

Una vez más, como lo muestra la historia, se trata de una anomalía histórica y cultural fácil de inocular y difícil de erradicar, o por decirlo en términos médicos, el nacionalismo es hoy la enfermedad visceral de la globalización.

24 junio 2016.

Chile demanda a Bolivia ante la Corte Internacional de La Haya por el Río Silala

“El Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, informó hoy que el gobierno de Chile ha decidido demandar al Estado Plurinacional de Bolivia ante la Corte Internacional de La Haya para que ésta declare la condición de río internacional del Río Silala y, como consecuencia de ello, que Chile tiene derecho al uso de sus aguas bajo el derecho internacional.

heraldomuñoz

El gobierno de Chile ha tomado esta decisión, considerando entre otras, las siguientes razones:

a) La existencia de una controversia originada en la afirmación de Bolivia que el Río Silala no es un curso de agua transfronterizo y que, en consecuencia ese país tendría derecho al uso del 100% de sus aguas;

b) El anuncio público del Presidente Evo Morales que Bolivia presentaría una demanda contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia por esta disputa, acusando al Estado de Chile de actuar ilícitamente y de estar “robando” las aguas del Río Silala;

c) La posterior creación en Bolivia de una Dirección Estratégica para desarrollar este nuevo litigio con Chile;

d) Los múltiples y serios esfuerzos que ha hecho Chile para resolver amistosamente la diferencia, todos los cuales se han visto frustrados por la insistencia de Bolivia en negar los derechos de Chile;

e) El deber de Chile de proteger sus recursos naturales, dando certeza jurídica a las titularidades que le reconoce el derecho internacional.

La conducta del gobierno de Bolivia ha obligado a Chile a actuar en defensa de sus derechos, los que están siendo impugnados de manera hostil. A diferencia de la demanda planteada por Bolivia en el año 2013, la acción de Chile dice relación con una disputa jurídica genuina, de carácter técnico, que busca que la Corte Internacional de Justicia declare y confirme lo que Bolivia ha estado tratando de negar, que es la condición del Silala como curso de agua internacional.

En el día de hoy, la agente de Chile para esta demanda, la Directora de Fronteras y Límites del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, Ximena Fuentes, ha presentado en la secretaría de la Corte Internacional de Justicia en La Haya, la aplicación del gobierno de Chile para iniciar el procedimiento. Ella será acompañada en el proceso por los co-agentes María Teresa Infante, anterior directora de Fronteras y Límites y actual embajadora de Chile ante los Países Bajos; y por Juan Ignacio Piña, ex Subsecretario de Justicia y actual Presidente del Consejo de Defensa del Estado.

El gobierno de Chile reafirma con esta acción su permanente política de pleno apego al derecho internacional y su firme convicción en la solución pacífica de controversias jurídicas por la Corte Internacional de Justicia.”

________________

Transcripción punto de prensa del Canciller Heraldo Muñoz.

“Lunes, 06 de junio de 2016

Queremos informar que Chile ha decidido demandar a Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia por el caso del Río Silala.

Concretamente, por instrucción de la Presidenta de la República, a esta misma hora, en La Haya, la Directora de Fronteras y Límites de la Cancillería, la Embajadora Ximena Fuentes ha hecho entrega al Secretario de la Corte la solicitud de la demanda chilena para que se determine que el Silala es un río internacional y que, por lo tanto, Chile tiene derecho sobre las aguas de este curso de agua internacional.

El gobierno ha tomado esta decisión como una medida necesaria para defender nuestros intereses frente a una controversia que ha generado la conducta de Bolivia respecto a este río. Bolivia sostiene que el Silala no es un río de carácter internacional; como consecuencia de ello reclama, supuestamente, el uso del 100% de sus aguas. Esta posición de Bolivia se remonta tan solo a 1997. A partir de ese año Bolivia comenzó a negar el carácter del recurso de agua fronterizo del río Silala que antes reconocía. De hecho, lo reconoció por casi 100 años.

A partir de ello, el Presidente de Bolivia anunció el mes de marzo que presentaría una nueva demanda contra Chile en la Corte de La Haya por lo que llamó “el robo de las aguas del Silala”. Asimismo, anunció el desarrollo de una serie de acciones para que el Silala no siga fluyendo hacia Chile. Esto es inaceptable.

Chile ha hecho, a lo largo de los años, intentos serios y variados para solucionar amistosamente esta discrepancia a través de la negociación, las cuales han fracasado por la reiterada actitud de Bolivia de negar los derechos de nuestro país, como lo dejan en evidencia las recientes declaraciones del mandatario boliviano.

Chile no puede permanecer pasivo frente a la reiterada conducta del gobierno de Bolivia de desconocer nuestros derechos. Por consiguiente, hemos demandado a Bolivia ante La Corte de La Haya para que esta institución resuelva esta disputa, declare y reconozca nuestra posición jurídica conforme de derecho, para proteger nuestros recursos naturales y dar certeza jurídica a los derechos que le asisten a Chile, y que Bolivia desconoce.

Bolivia ha anunciado que la preparación de su eventual demanda contra Chile demoraría dos años; Chile no puede permitir que Bolivia siga intentando instrumentalizar el derecho internacional y sus instituciones como vehículos de hostigamiento político. En estas circunstancias le interesa a Chile que la Corte resuelva esta disputa lo más pronto posible.

Como Bolivia ha anunciado diversos proyectos para desviar las aguas del Silala o evitar que estas sigan fluyendo hacia Chile, nuestra acción judicial evitará que esto suceda y obligará a Bolivia a conformar su conducta al derecho internacional, previniéndose  acciones  que pudieran menoscabar cuantitativa o cualitativamente nuestros recursos naturales.

Chile enfrentará este caso con un equipo técnico de alto nivel de abogados nacionales e internacionales, de los principales expertos en recursos hídricos a nivel mundial, porque este es un caso de una naturaleza técnica y especializada.

De hecho, la Dirección de Fronteras y Límites de la Cancillería ha venido reuniendo antecedentes y analizando esta situación desde hace 20 años y contamos con hidrólogos, geólogos y abogados con un alta especialización.

Es por ello que la Presidenta de la República ha decidido encargar el manejo de esta disputa a la Directora de Difrol, la profesora Ximena Fuentes, que será la agente de Chile en este caso. Hemos reclutado a un grupo muy distinguido de juristas. A la Doctora Fuentes la acompañarán de coagentes, la Embajadora en La Haya, María Teresa Infante y -siguiendo con la tradición en estas materias como una política de Estado- será también coagente don Juan Ignacio Piña, Presidente del Consejo de Defensa del Estado, abogado, doctorado de la Universidad de Navarra, Ex Subsecretario y Ministro de Justicia.

Como puede apreciarse por lo expuesto, este caso no guarda relación con la otra disputa que Chile mantiene con Bolivia en la Corte. En razón de ello serán conducidos y manejados en forma separada de la otra disputa, pero con la debida coordinación, por eso también está nuestro agente José Miguel Insulza.

Los tiempos judiciales de ambos casos harán que no exista un traslape entre ellos y que ambos casos transcurran en tiempos distintos y caminos paralelos.

Tenemos la confianza en que cada una de estas demandas será resuelta conforme  a su propio mérito.

Para efecto de presentar esta demanda, Chile se ha basado en la jurisdicción que otorga a la CIJ el Pacto de Bogotá. Ello es una demostración de lo que hemos sostenido con anterioridad, cuando nos ha parecido que se ha forzado la jurisdicción de la Corte con disputas artificiales. Más allá de los términos acordados con nuestro país, hemos ejercido nuestros derechos.

En este caso, hemos recurrido al mismo instrumento, por el reconocimiento de su importancia como vehículo de solución pacífica de disputas jurídicas realmente existentes entre los países miembros del pacto.

En suma, Chile le está pidiendo a la CIJ que declare lo siguiente:

1) Que el río Silala es un curso de agua internacional cuyo uso se encuentra regido por el derecho internacional.

2) Que Chile tiene derecho de uso equitativo y razonable de las aguas del río Silala en conformidad al derecho internacional.

3) Que bajo el estándar de uso equitativo racional, Chile tiene el derecho al uso que actualmente hace de las aguas del río Silala.

4) Que Bolivia tiene la obligación de tomar todas las medidas adecuadas para prevenir y  controlar la contaminación y otras formas de daño a Chile, resultantes de sus actividades en las cercanías del río Silala.

5) Que Bolivia tiene la obligación de cooperar con Chile y notificarle oportunamente de medidas que haya planificado y puedan tener un efecto adverso en los recursos hídricos compartidos, de intercambiar antecedentes e información y de conducir, cuando sea apropiado, el estudio de un impacto ambiental en orden de permitir a Chile evaluar los posibles efectos de estas medidas planificadas.

En suma, Chile ha demandado a Bolivia para avanzar por nuestros intereses. Chile tendrá la oportunidad de desarrollar por completo sus argumentos, cuando los presentemos oportunamente y cuando se decida conjuntamente con la Corte su memoria. Lo que se acaba de presentar hace algunos instantes en La Haya es la solicitud de registro de nuestra demanda, que es la expresión sucinta de los hechos y fundamentos de nuestra demanda contra Bolivia.

Finalmente, como siempre ha sido nuestra actitud, manejaremos esta demanda que hemos interpuesto contra Bolivia de manera sobria y profesional, velando siempre por los intereses de Chile que es la política de estado de nuestro país.

Heraldo Muñoz

Ministro de Relaciones Exteriores de Chile.”

 

China, un nuevo actor en el escenario latinoamericano

Romer Cornejo.

El aumento del intercambio económico y político entre China y América Latina ha generado diversas reacciones. Algunos han tendido a percibir a China como una amenaza para los proyectos exportadores de sus países; otros, como la tabla de salvación para las economías exportadoras de materias primas y alimentos. Con una renovada presencia en el escenario internacional, China tiene intereses globales vinculados a su proyecto de desarrollo económico y su consolidación como Estado nacional. En este sentido, América Latina puede aportarle materias primas, nuevos mercados para sus productos y alianzas diplomáticas que apoyen sus intereses.

Cuando se estudian las relaciones entre China y América Latina, lo primero que es importante resaltar es la confusión y las expectativas exageradas en las percepciones sobre el tema, tanto en académicos como en funcionarios y otros sectores sociales de América Latina y Estados Unidos, donde más se ha tratado el asunto recientemente. En este último país es predominante, sobre todo en los círculos oficiales y entre los intelectuales vinculados a ellos, la percepción de China como una amenaza. En términos generales, ello se enmarca en la actitud de EEUU de no aceptar la presencia de China en el contexto global en términos de igualdad, que es el modo como este país pretende actuar en el escenario internacional. Si bien son muchos los factores que pueden explicar la postura estadounidense, el hecho de que China sea gobernada por un partido comunista y que se resista a seguir sus lineamientos son los elementos más importantes, aunque también hay que considerar el racismo y las lesiones al mercado laboral estadounidense producidas por la migración de inversiones y empleo al país asiático. Es por ello que en algunos sectores se insiste en exagerar el poderío militar de China o su presencia en las tradicionales áreas de influencia de EEUU, como América Latina.

Continúe leyendo este artículo:

http://nuso.org/articulo/china-un-nuevo-actor-en-el-escenario-latinoamericano/

Crimea como encrucijada entre Rusia y Ucrania: notas para un análisis geopolítico

Las siguientes notas presentan algunos parámetros para un análisis geopolítico del actual conflicto por Crimea entre Rusia y Ucrania.
Desde una perspectiva geopolítica, el conflicto ruso-ucraniano alrededor de Crimea, obedece a un juego entrecruzado de intereses nacionales que pesan fuertemente a la hora de las decisiones diplomáticas y estratégicas.  La escuela realista de las Relaciones Internacionales pone el acento en el interés nacional (entendido como el conjunto de objetivos permanentes que define y persigue un Estado en el escenario internacional, trascendiendo gobiernos y períodos históricos), como una de las principales claves de comprensión de la postura y de la política internacional de los Estados.
El conflicto por Crimea se sitúa en el contexto general de una agudización de la crisis política e institucional de Ucrania, la que tiene impacto sobre las relaciones con su vecina Rusia, interesada a su vez en mantener una ¨frontera occidental¨ segura y estable.
Lea y descargue aquí la versión completa de este artículo:
sebastopol