La deriva desde el liberalismo al autoritarismo

Si hay un signo político y geopolítico de mayor envergadura que proviene desde el “mundo desarrollado” y especialmente desde Occidente hacia el resto del planeta, es una notoria deriva desde el liberalismo hacia la amenaza de la caida en los autoritarismos.

En un escenario global de dispersión y de incertidumbre, las fuerzas y tendencias profundas  que empujan hacia la fragmentación del sistema internacional, parecen ser más fuertes que aquellas que intentan mantener el statu quo.

carteancienne

Debe reconocerse que desde Alexis de Tocqueville, el liberalismo es un campo de ideas que se desarrolla y crece en todo el mundo, desde su epicentro occidental impulsado por las revoluciones americana de 1776 y francesa de 1789.  La historia de las ideas políticas registra que la oleada (política e ideológica) de signo liberal de fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX, propagada tras las bayonetas de Napeoléon dió el puntapié inicial a las revoluciones de la independencia de América Latina y ocasionaron el derrumbe del imperio español.

El siglo XX fué el espacio de confrontación entre las ideas liberales y los ideales socialistas y evidentemente al final de la centuria el triunfo del proyecto liberal auguraba una nueva era de democracia, paz y libertades.

Pero, como se encarga de recordarlo la Historia, las promesas de la utopía siempre chocan con el muro de la realidad.

El triunfo del neoliberalismo en todo el mundo, tras la caida del muro de Berlín y el fin de los socialismos reales a fines del siglo XX, no garantizó para nadie la victoria de las democracias ni el exito de las ideas liberales, salvo en algunas naciones de América Latina y de Europa: en 1989-1990 mientras Occidente celebraba alborozado el derrumbe de la Unión Soviética, los tanques del Ejército chino aplastaban a las multitudes ciudadanas en la Plaza Tien An Men de Beijing.

Es tan difícil pasar desde un régimen dictatorial a un régimen democrático, como fácil es transitar desde la democracia al autoritarismo.

El ingreso brutal de los tanques estadounidenses en Irak y en Afganistán y la ocupación de EEUU de estas dos naciones asiáticas, hay que reconocerlo, no trajeron consigo ninguna promesa democrática y lamentablemente, varias décadas después, Irak y Afganistán continúan siendo países destrozados por la ocupación militar occidental y por el drama interminable de la guerra.

En la reciente década, las prácticas políticas autoritarias inspiradas en una suerte de nacionalismo populista se han extendido por el mundo, y parecen manifestarse como una corriente que crece: desde Estados Unidos hasta Rusia, desde Turquía (ese eterno candidato a la Unión Europea, que no cumple nunca con los requisitos democráticos), hasta Filipinas, Hungría y Polonia.

En la lista de los mayores fracasos del liberalismo y de la promesa democrática de los liberales de Occidente, hay que anotar en primer lugar a las vergonzantes dinastías  autoritarias petroleras del Medio Oriente, Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos Arabes… todas ellas aliadas privilegiadas de las grandes corporaciones petroleras y de todos los gobiernos de EEUU.

Ello explica que el triunfo de Trump en EEUU es la victoria del ultranacionalismo populista y puede ser precursor de una arremetida de la extrema derecha en Europa.  EEUU con su nuevo gobierno ultraconservador parece haber perdido el rol que se había autoasignado de “garante de las libertades y de la democracia” y al mismo tiempo, ha ganado el poco digno papel de sepulturero de la misma globalización que había creado e impulsado a fines del siglo XX.

Bajo el impredecible gobierno de Trump bien vale traer a memoria aquel antiguo adagio de la época de los bárbaros al final del Imperio Romano: “quema lo que has adorado y adora lo que has quemado”.

El liberalismo pierde terreno -al igual que en los años treinta en Europa- cuando cunde la crisis económica, aumenta la inseguridad y la pobreza, se expanden los nacionalismos y los fanatismos tribales de ultraderecha y las ideologías anarquistas y de ultraizquierda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s