Incertidumbre en un mundo incierto

El triunfo electoral del empresario de ultra derecha Donald Trump en Estados Unidos, constituye una poderosa señal para las democracias, que fortalece el partido de los halcones de la guerra y las finanzas en el mundo.

Si la incertidumbre es el rasgo distintivo de la escena internacional actual, entre sucesivas crisis económicas y financieras que no se han detenido desde 2008 en adelante, la volatilidad de los mercados y del precio del petróleo, una crisis ambiental y energética galopante y sucesivas guerras sangrientas en el Medio Oriente (Siria, Iraq, Afganistán,. Yemen…), la victoria de Trump abre la puerta a los populismos de derecha, a los riesgos de decisiones de corte militarista favorables a la guerra y a las políticas migratorias restrictivas.

Han ganado los halcones de la guerra en EEUU, aunque para decirlo en términos más precisos, “han ganado los halcones republicanos”, porque los “halcones demócratas” no habrían hecho políticas demasiado distintas de aquellas que promueve el empresario Trump.

Este es también el fracaso de las encuestas.

En la elección presidencial, parlamentaria y de Gobernadores de EEUU, las encuestas no solo fueron incapaces de predecir, fueron incapaces de anticipar el triunfo electoral de un candidato al que todas daban como perdedor.  Las encuestas no son capaces de anticipar la victoria de los que consideran como perdedores.  No es un problema de “predictibilidad”, es que las encuestas no están dando cuenta de los profundos cambios sociales, demográficos y culturales que explican los resultados electorales.

Una primera lección de la victoria de Trump, es el debilitamiento de las estructuras partidarias como expresión política e institucional de las preferencias ideológicas de las personas, los grupos y las comunidades.

En las democracias modernas (en las que la democracia estadounidense hace figura de “ejemplar”), los partidos políticos pierden presencia, disciplina, capacidad de convocatoria y articulación social, abriendo el espacio para la proliferación de fórmulas “independientes” y “ciudadanas” que trascienden las fronteras y las coloraciones de los partidos, para situarse en la esfera fluida (y a veces gelatinosa) de las preferencias y sensibilidades más profundas y cotidianas de las personas, de los ciudadanos.

La política se vuelve fluida, se trastoca en espectáculo, en presencia mediática, en la construcción de figuras con fuerte arraigo ciudadano y popular por su constante visibilidad en los medios de comunicación masivos.   En la elección presidencial del 8 de noviembre, votaron solo el 54.2% de los electores estadounidenses, la más baja tasa de participación desde el año 2.000.   Y los más bajos niveles de participación electoral, se dieron en los Estados donde ganó precisamente Donald Trump.

El BREXIT puede considerarse como un anticipo del resultado en EEUU: la rebelión de los ciudadanos frente al poder de los políticos.

Una segunda lección es la importancia cada vez más gravitante de la abstención en los escenarios electorales: si la gente se abstiene -dicho en términos mercantiles- es porque la “oferta electoral” no satisface sus demandas.

De esta manera culmina una campaña que puede calificarse como agresiva, explosiva, errática y llena de agravios e incluso insultos contra las instituciones y los llamados ideales tradicionales de la democracia estadounidense.

No es el triunfo de los conservadores sobre los liberales, es el triunfo de la ultraderecha  populista frente a todos los demás.

El sistema capitalista globalizado, depredador, desigual y destructivo, muestra sus rasgos más perversos y alarmantes, y los populismos de ultraderecha son una manifestación adicional tanto de la lenta y gradual decadencia de la potencia estadounidense, como del neoliberalismo como modelo de desarrollo.

El triunfo de Trump -ya lo están indicando los mercados financieros y las bolsas- es un ingrediente de incertidumbre en un mundo incierto.

Manuel Luis Rodríguez U.

cropped-logoparadigmassigloxxi.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s