Chile y Bolivia: dos diplomacias

Los recientes desencuentros mediáticos entre Chile y Bolivia, ponen de relieve las diferencias profundas de estilo y de orientación estratégica entre las políticas exteriores que desarrollan ambas Cancillerías y ambos Gobiernos.

sala-de-reuniones-de-oficina-modernos-3d

La política exterior es siempre un reflejo de la realidad de la política de un Estado, donde se combinan -en un equilibrio siempre impreciso- las necesidades del corto plazo, con los imperativos del mediano y largo plazo, las posibilidades del multilateralismo con las exigencias del bilateralismo.

Hacer política internacional no equivale ni a hacer negocios y transacciones en el mundo, ni a ocupar un escenario comunicacional para impactar sobre la opinión pública.

De este modo, mientras la diplomacia boliviana juega sobre la lógica circunstancial de ocupar la política exterior como herramienta para la política interna, la diplomacia chilena, en cambio juega sobre el sentido de las instituciones y las normas internacionales, en un contexto global inestable, asimétrico e impredecible.

Mientras la política exterior de Bolivia opera como un ejercicio de política altisonante y de comunicaciones basadas en la confrontación con el vecino tratado como adversario, la política exterior de Chile opera como una Política de Estado -inscrita en el mediano y largo plazo- basada en el diálogo y el respeto a las reglas del derecho internacional, en función de un conjunto de intereses nacionales.

El actual gobierno de Bolivia ha pasado desde la descortesía y las actitudes inamistosas con Chile, a una política de confrontación para efectos de su política interna.

POLÍTICA INTERNA Y POLÍTICA EXTERIOR.

Siempre ha sido impreciso el límite entre la política interna y la política exterior.

Generalmente se entiende, en diplomacia moderna, que la política interna delimita un campo de ideas, movimientos, estrategias y agendas relacionadas directamente con el ejercicio de la política pública y de los poderes del Estado dentro de un determinado ámbito territorial, a fin de cumplir con las necesidades de la ciudadanía, mientras que la política exterior se entiende como el conjunto de decisiones públicas y un campo de fuerzas en relación con los demás actores del sistema internacional y en función de la preservación y promoción de determinados intereses nacionales.

Es un interés prioritario de la política exterior de Chile, promover la integración. La globalización presenta oportunidades y desafíos a América Latina, tanto en su naturaleza como en su alcance. Creemos que para potenciar los beneficios de este proceso, América Latina debe incrementar la cooperación, asociación y complementariedad entre las naciones, pues ello favorece nuestro desarrollo individual y como región.

Por ello, la integración de Chile a la región latinoamericana se ha constituido en uno de los elementos más importantes de nuestra política exterior, lo cual se refleja en el significativo número de proyectos que, en diferentes áreas, se orientan a acercarnos a los países de la región bajo un marco de mutuo respeto y entendimiento.

En términos de énfasis, la atención se concentra en el desarrollo de la infraestructura regional, el fortalecimiento de la conectividad, la coordinación de políticas sociales, la reducción de la pobreza, la integración energética, el diálogo político y el libre comercio, objetivos que dan un sentido real a la idea de integración.

En este contexto, la conducta diplomática de Bolivia respecto del río Silala, resulta claramente parte de una estrategia comunicacional de provocación, que bien puede tratar de desviar la atención respecto de la actual demanda marítima en La Haya, pero que opera como un componente de política interna para minimizar los recientes eventos políticos que afectan a su gobernante.

¿El “río Silala” será acaso otra cortina de humo a la que nos tienen acostumbrados los actuales gobernantes altiplánicos?

Cabe señalar que el río Silala es un curso de agua internacional sucesivo que nace en Bolivia (país aguas arriba) y cruza la frontera hacia Chile (país aguas abajo) y por efecto de la gravedad sus aguas fluyen hacia nuestro país. Pertenece a la hoya hidrográfica del Río Loa y por ende a la cuenca hidrográfica del Pacífico. En nuestro país se ubica al interior de la comuna de Calama en la II región.

Hasta 1997, Bolivia reconocía al Silala como un río internacional y pese a que se llegó a un principio de acuerdo por el uso de estas aguas en 2009, éste no fue firmado por Bolivia y desde entonces se ha negado sistemáticamente a dialogar y a cooperar hacia una gestión conjunta de las aguas compartidas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s