Rivalidad hegemónica y patrimonio ecológico territorial: nuevas perspectivas para la reflexión geopolítica

PREFACIO.

¿Cuáles son los senderos por donde circulan las actuales reflexiones en Geopolítica? ¿Cómo se hace cargo la reflexión geopolítica contemporánea de los cambios profundos que dominan el panorama social, cultural y tecnológico mundial desde fines del siglo XX? ¿Ha escapado finalmente el pensamiento geopolítico de los viejos esquemas darwinistas, belicistas o estatistas que subyacen en los orígenes históricos de esta disciplina?

¿Cómo superar el evolucionismo, el empirismo y el territorialismo  en que transitaban conceptualmente los geopolíticos de la vieja escuela?

Probablemente habrá que asumir en plenitud la potencia evocadora del concepto que afirma que “no estamos en presencia de una época de cambios, sino de un cambio de época”, donde los paradigmas tradicionales de la reflexión geopolítica y geoestratégica “vuelan por los aires”, difuminados por la oleada de transformaciones sucesivas que cuestionan y desestabilizan las certezas, las creencias y las verdades.

El territorio, ya no es el territorio, el espacio ya no es un espacio, los límites ya no limitan, las fronteras ya no son infranqueables, las soberanías parecen diluirse, el orden “westphaliano” se ha dislocado, los ejes de poder se hunden en el marasmo de las crisis sucesivas, las grandes potencias del siglo XX bajan gradualmente en la jerarquía del poder mundial, las guerras y los conflictos se hacen más complejos e impredecibles, el orden mundial se vuelve más líquido y muta en desorden, las incertidumbres y las percepciones de amenaza se instalan en el “imaginario geopolítico”.

La historia de la disciplina  Geopolítica muestra que en sus orígenes, en los lejanos inicios del siglo XX, sus principales preocupaciones estaban asociadas al rol del Estado y su relación con los espacios y territorios y mostraba una particular inclinación por los tópicos relacionados con la soberanía, los conflictos políticos y militares y las relaciones de poder entre los actores estatales.

A pesar de sus inicios controversiales y de la moda que prevalece hoy alrededor del concepto, la geopolítica tradicional peca de un profundo conservadurismo, al otorgar al territorio cualidades inmutables y al convertirse en marco ideológico para determinados proyectos de dominación política.

Sin embargo, asistimos a un cambio profundo y duradero.

El “espacio y el territorio” geopolíticos han hecho implosión.

“Todo salta por los aires” en la geopolítica.

No se trata por lo tanto, de “salir a recoger los restos” de los viejos conceptos geopolíticos, sino de reconocer su lugar y su momento en la historia de la disciplina y, especialmente, de intentar reflexionar en busca de nuevos conceptos, de  nuevas síntesis interpretativas, de categorías de análisis que permitan efectivamente construir nuevas bases teóricas para la geopolítica.

Este ensayo aborda una reflexión teórica y conceptual, reconociendo el carácter interdisciplinario de la geopolítica: nos planteamos la cuestión de la rivalidad hegemónica y del patrimonio ecológico territorial desde la perspectiva de los profundos cambios socio-culturales de la actual etapa de mundialización.

Manuel Luis Rodríguez U.

Punta Arenas – Magallanes (Chile), verano de 2016.-

(Próximo a publicarse)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s