Las islas Falklands y el cono sur de América: una encrucijada geopolítica

En los meses finales del año 2010, diversos hechos relacionados con las Islas Falklands han vuelto al archipiélago inglés nuevamente al centro de la atencion de la opinión pública, aunque sea por breves momentos.

Desde la exploración petrolera de una empresa británica en el fondo marino de las islas, hasta un programa de intercambio estudiantil entre la Municipalidad de Punta Arenas con Port Stanley, y las recientes reuniones del Comité de Descolonización de Naciones Unidas, así como la prohibición argentina para la recalada de naves mercantes entre las islas y el puerto chileno de Punta Arenas, y de las naves comprometidas en dicha exploración de hidrocarburos en puertos argentinos, en cada uno de estos eventos el gobierno justicialista de Argentina ha intentado escalar la presión diplomática y mediática para lograr sentar a Gran Bretaña en alguna mesa de negociaciones.

Un incidente menor ocasionado artificialmente por la Cancillería argentina a propósito del viaje de estudiantes magallánicos (de condición social vulnerable) a Falklands para fortalecer su dominio del idioma inglés, incluso podría servir de motivo para preguntarse si acaso la política exterior del Estado de Chile ante el tema Falklands, se decide en el Palacio de la Moneda en Santiago de Chile o en la Casa Rosada en Buenos Aires.

En la encrucijada geopolítica de las islas Falklands, siempre se entrecruzan a lo menos cuatro actores relevantes, a saber, Argentina, los kelpers, Gran Bretaña y Chile, aunque éste útimo solo tenga algunos intereses comerciales con los habitantes y comerciantes del archipiélago.

Entre los dos actores centrales, aparecen además los integrantes de la comunidad kelper de las islas, un grupo de alrededor de 3.000 británicos originarios de las Falklands (según el censo de 2001), que aspiran a lograr mayores niveles de autonomía local, aunque siempre bajo el paraguas protector de la soberanía británica a la que pertenecen. Las islas se autofinancian actualmente, tanto por la venta de licencias de pesca en las aguas del Atlántico sur, como por el comercio de ultramarinos (125 millones de dólares por exportaciones el 2008), la ganadería ovina, la pesca, el turismo (30.000 visitantes el año 2001) y la navegación marítima. (CIA: The World Factbook, 2010.). Adicionalmente, desde el año 1993, el British Geological Survey desarrolla un programa de exploración en busca de hidrocarburos. Las finanzas de las islas se incrementan además, con el consumo producido por la dotación militar, naval y aérea allí estacionada.

El juego entrecruzado de intereses de estos actores sigue siendo una encrucijada geopolítica no resuelta: mientras Argentina reclama soberanía sobre un archipiélago en el que no reside ningún argentino y que solo fue ocupado militarmente por tropas argentinas invasoras durante tres o cuatro meses en 1982 con ocasión de la guerra, Gran Bretaña asume en plenitud y refuerza el ejercicio de su soberanía sobre las islas y no parece estar dispuesta a ceder, mientras los kelpers, los verdaderos habitantes originarios de las islas, prefieren indudablemente vivir y continuar viviendo bajo la soberanía británica por múltiples razones históricas, culturales, económicas y políticas.

Desde 1982 sin embargo, las islas representan un espacio de interés geopolítico, acrecentado por el posible carácter comercial de las reservas de hidrocarburos existentes en su fondo marino.

Para cada actor en juego, las islas tienen un significado geopolítico distinto, ahora acrecentado y multiplicado por la perspectiva de la existencia de reservas de hidrocarburos -aunque de mediana calidad- en el fondo marino del archipiélago, susceptibles de avivar la controversia británico-argentina, si dichas reservas tienen un valor comercial explotable.

Para Argentina, la opción diplomática sigue siendo en el presente, la única alternativa viable de acceder a negociaciones que impulsen su demanda territorial. Para Gran Bretaña, evidentemente las Falklands no son su prioridad estratégica ni política, ocupadas en resolver la crisis financiera en curso y la inserción inglesa en la Unión Europea.

Para los kelpers, la eventualidad de la presencia argentina, es una amenaza que trae a la memoria los meses de invasión y destrucción que les significó la guerra de 1982.

En este contexto, para el Estado de Chile y para la posición geopolítica y oceanopolítica chilena en el cono sur de América, resulta indudablemente más conveniente que las islas Falklands continúen bajo soberania británica y no pasen a convertirse -en manos argentinas- en una posición geoestratégica susceptible de controlar la navegación hacia y desde la boca oriental del Estrecho de Magallanes.

Manuel Luis Rodríguez U.

________________

FUENTES DE INFORMACIÓN Y REFERENCIA

Sobre el mismo tópico:

http://geopoliticasur.wordpress.com/2010/02/19/el-despliegue-actua-de-fuerzas-militares-britanicas-en-falklands-islands/

http://oceanoplaneta.wordpress.com/2010/02/20/exploracion-petrolera-en-falklands-islands-aspectos-diplomaticos-y-geoeconomicos/

Empresa Rockhopper de exploración de hidrocarburos: http://www.rockhopperexploration.co.uk

Falklands Government: http://www.falklands.gov.fk

 

Un pensamiento en “Las islas Falklands y el cono sur de América: una encrucijada geopolítica”

  1. Soy argentino y como tal, el tema de las islas MALVINAS, siempre a sido muy importante para mí. Las islas indudablemente nos pertenecen y son ocupadas por una potencia extracontinental con una large historia colonial al nivel mundial. La actual ocupación británica sólo se puede sostener con el apoyo incondicional de U:S:A y de la Comunidad Europea, quines durante la guerra fueron sus aliados y lo continúan siendo. En cuánto a Chile, hoy su realidad es muy distinta a la de los años 80, ya que ahora tienen gobiernos democráticos y son parte de la UNASUR. Hoy Chile no puede ir en contra de los intereses ARGENTINOS, ya que asumir una postura probritánica con el tema de las islas, la aislaría respecto de la totalidad de los demás países sudamericanos. Hoy la postura de nuestro país es más sólida y cada año que pasa se consolida más nuestra postura, haciendo indispensable que el REINO UNIDO, negocie con la ARGENTINA el tema de la soberanía. Nuestro país, es un país democrático y no hay razón alguna a que se negocio la devolución de la soberanía dentro de un marco garantizado por la ONU, respetando el estilo de vida, derechos de los actuales pobladores de las islas. En la historia de nuestros dos países, son más las cosas que nos unen, que aquello que nos separan, la verdadera solución al conflicto se encuentra en nuestra propia CONSTITUCION NACIONAL, otorgándole a las islas el carácter de una nueva provincia argentina, con su propia constitución provincial, sus propias leyes, doble ciudadanía, doble idioma, teniendo en las islas su propio siustema judicial, su propia policia, autoridades elegidas por los habitantes de las islas, con representantes tanto en él senado de la NACION, cómo en la cámara de diputados de la NACION. Somos un país FEDERAL y como tal las provincias son autónomas. Las islas, nunca podrán ser un país independiente, sólo integradas a la argentina continental podrán tener un verdadero futuro.Chile no puede interferir nunca más en un tema tan importante para nuestro país, seguir pensando que se puede dividir a SUDAMERICA para lucrar con ello, es el típico error de los Europeos y NORTEAMERICANOS, que se quedaron en él pasado.Mi país, nunca va a renunciar a sus islas!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s