Las revueltas árabes y su impacto en América del Sur

Asistimos a una insólita, profunda e inédita corriente de aspiraciones a la libertad y la democracia, a un movimiento de multitudes que atraviesa a la mayoría de las naciones del mundo árabe. 

Una constelación diversa de gobiernos autoritarios y de regímenes autocráticos unipersonales o unipartidistas enfrentados y resistidos por las multitudes, abarca a la mayoría de las naciones árabes (Tunez, Libia, Egipto, Siria, Argelia, Bahrein, Afganistán, Irak…) dando forma a ondas intensivas de turbulencia social y política, activadas -entre otros factores internos y externos- por las crecientes redes sociales de las nacientes clases medias y populares en busca de nuevos horizontes de oportunidades, de libertad y desarrollo.

LA CRISIS DE LAS DICTADURAS Y EL NEGOCIO DE LA DEMOCRACIA

La corriente democrática alcanza desde las capas sociales populares más desfavorecidas por la aplicación brutal de un modelo de desarrollo neoliberal basado en dinastías hereditarias y en corporaciones petroleras internacionales explotando para beneficio de Occidente la riqueza petrolera de estas naciones.  El capitalismo transnacional se ha beneficiado históricamente durante cerca de un siglo de la explotación del petróleo árabe, al costo político, ideológico y económico de instalar, sostener, financiar, apoyar y suministrar armas, capitales y tecnologías a dinastías hereditarias, regímenes autocráticos y dictadores corruptos (no importa el apellido ideológico que los adorne).

¿El partido que sustentaba a Mubarak en Egipto no era acaso integrante de la Internacional Socialista, mientras el dictador Gadaffi y el gobernante sirio habían logrado vender una imagen externa de socialistas modernos?  A este respecto, el silencio de las izquierdas latinoamericanas sobre el conflicto político y militar en Libia y las violaciones masivas a los derechos humanos perpetradas por Gadaffi, no deja de ser vergonzoso.

Lo extraño y contradictorio en esta crisis de las dictaduras y autocracias árabes es el rol incestuoso de Occidente en los diversos conflictos.  Mientras Francia, Italia y Gran Bretaña desempeñan el pobre papel de guardianes de segunda fila del imperio estadounidense, en la crisis libia, el conjunto del sistema imperial de seguridad encabezado por la OTAN, aparece ante el mundo árabe, liberando a los libios mediante el bombardeo aéreo quirúrgico.  ¿Desde cuándo los gobiernos occidentales (en este caso Francia, Gran Bretaña) le hacen el trabajo sucio a Estados Unidos, de bombardear naciones árabes para llevarles de regalo la democracia occidental?

¿La democracia es el resultado político del bombardeo aéreo de ciudades?   ¿Desde cuándo la democracia occidental se exporta y se suministra mediante misiles crucero y bombas aéreas de precisión?

¿Siria, Egipto o Libia podrían terminar con regímenes democráticos vacíos de contenido y de arraigo al estilo Irak o Afganistán?

Evidentemente, se hace necesario reconocer que la crisis social, ideológica y política de las actuales dictaduras árabes, es también en definitiva la crisis de un tipo de política imperial estadounidense y occidental con el mundo árabe.  Ya Occidente no podrá seguir financiando, respaldando, administrando, controlando y gestionando regímenes politicos árabes políticamente impresentables al precio de dominar el poderoso negocio del petróleo.

Dicho en términos geopolíticos y geoestratégicos, en el futuro, las opulentas democracias occidentales y capitalistas, ya no podrán seguir alimentándose y funcionando con petróleo suministrado por las opulentas dictaduras árabes.

En el esquema planetario de división global del trabajo y del poder, Medio Oriente y América Latina parecen cumplir el mismo rol subordinado y dependiente: continuar siendo territorios destinados al suministro de materias primas y recursos energéticos para el sistema capitalista mundial, con la única diferencia que mientras el Oriente árabe suministra petróleo y América Latina hidrocarburos, minerales y productos agrícolas, las potencias petroleras del Mahgreb y de Medio Oriente suministran además capitales financieros a los centros mundiales del capitalismo, generando una circularidad expoliadora en que las potencias occidentales extraen petróleo desde los campos petroleros del desierto y absorven también los capitales que produce esa riqueza.

GEOPOLÍTICA DE LAS MULTITUDES EN MOVIMIENTO

Una caracterización geopolítica de las revueltas árabes actuales nos indicaría que asistimos a un despertar socio-político de las multitudes ciudadanas de las naciones árabes, como resultado acumulado de la represión sistemática, la emergencia de las mujeres como actores políticos contestatarios, el contraste de la pobreza y la crisis económica a nivel popular ante la opulencia de los poderosos, la solidaridad generacional de los segmentos juveniles y universitarios y las expectativas generadas ante el acceso cada vez más masivo a los medios de comunicación y a las TICs.

Estamos nuevamente en el reino de las “smart mobs”, las multitudes inteligentes de Rheingold,  esas incontrolables mareas colectivas activadas e interconectadas por aparatos tecnológicos móbiles que se desplazan en el espacio urbano movilizadas tras un anhelo de libertad que es mucho más que virtual.

El efecto demostración de las revueltas árabes, en cambio, no se repite en las naciones latinoamericanas, que en su mayoría gozan o soportan sus propios regímenes democráticos de mayor o menor consistencia, legitimidad y estabilidad.

Otra dimensión significativa del problema es la económica.

En América del Sur el impacto de las revueltas democratizadoras árabes se manifiesta de dos formas: por un lado, el efecto indirecto ocasionado por el intercambio  masivo de noticias y de datos mediante las redes sociales (Twitter, Facebook y otras), y por el otro, el incremento del precio del petróleo (la mayoría de los países del continente son petroleramente dependientes, de donde la suba de los combustibles impacta en términos de inflación, alza de precios en cadena e impacto sobre los costos de producción de la industria y los servicios.

El impacto inflacionista de los precios elevados del petróleo puede implicar a mediano plazo, una disminución del ritmo de recuperación y crecimiento de las economías latinoamericanas (apenas salidas de la crisis financiera de 2008), con el consiguiente efecto multiplicador en la mantención -si es que no el incremento relativo- de las tasas de pobreza y desempleo.  Este impacto puede ser significativo, en el corto y mediano plazo, considerando el alto grado de dependencia de las economías sudamericanas y latinoamericanas respecto de los hidrocarburos y el petróleo.  El actual debate sobre la matriz energética presente y futura de estas naciones latinoamericanas ilustra la importancia de esta cuestión: la dialéctica entre “energías renovables caras y energías no renovables menos caras”, comienza a hacer crisis con esta nueva crisis de los precios del petróleo.

ALGUNAS REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

Andre, C., Couderc, M., Grandi, J.: L’avenir d’un continent.  Puissances et perils en Amérique du Sud.  Paris, 1989.  Fondation pour les Etudes de Defense Nationale. 

Friedman, Th.: La tierra es plana.  Breve historia del mundo globalizado del siglo xxi.  Madrid, 2006.  MR Ediciones.

Manuel Luis Rodríguez U.

3 pensamientos en “Las revueltas árabes y su impacto en América del Sur”

  1. Una cosa es que los pueblos árabes comprendan su realidad política y se rebelen contra sus dictadores, y otra cosa es que comprendan su realidad económica y sean capaces de rebelarse contra el capitalismo y las empresas petroleras que les depredan su riqueza petrolera.

    Me gusta

  2. ¿es posible comparar la revuelta egipcia que fue casi pacifica (muy pocos actos de violencia armada) con la revuelta libia que es frontalmente una revuelta armada del tipo de guerrilla urbana?

    Me gusta

  3. Pregunto si se puede decir que en Latinoamérica exista más igualdad ó más bien que el aparato ideológico generador de conciencia nacional está muy bien instaurado como para que se llegue a dar movimientos sociales que conlleven a una ruptura real o a una revolución más que a una huelga?
    El caso Zapatista es muy interesante de analizar siendo tal vez el único movimiento armado en lucha social y frontal contra el gobierno. Lo que me lleva a pensar que en Latinoamérica la vía de la elecciones para no llamarla democrática, ha sido la forma de como lideres con visión más popular han llegado al poder un ejemplo y una esperanza es el reciente caso de las elecciones en el Perú. Lo que me lleva a la reflexión de otro caso muy importante y que es también un ejemplo de la estrategia geopolítica por parte de los Estados Unidos en este caso en Latinoamérica, que es el caso de Honduras; donde se derroca a un presidente por medio de un golpe de estado, se le exilia y se le acusa. Contrario esto a las rebeliones populares en medio oriente, donde el que se revela es el pueblo y no los militares ni la clase política empresarial. Instante mismo después del golpe que Honduras es sacado del ALBA y EU manifiesta su intensión de elevar su presencia militar es bases militares que ya poseen en Honduras. La mayoría del pueblo de Honduras que eligió a un presidente por medio de las elecciones y hoy en día no se les toma en cuenta su voto y decisión democrática y mas bien se le persigue y se le reprime a los que siguen manifestando su descontento y continúan en la lucha y en la denuncia de los atropellos de la libertad y demás derechos humanos y civiles de los hermanos d la vecina República de Honduras.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s