Introducción a la reflexión geopolítica – I

Desde sus inicios, a fines del siglo XIX, la Geopolítica ha desarrollado su reflexión dentro de dos orientaciones teóricas generales: por un lado, un enfoque determinista y por el otro, un enfoque posibilista o probabilista.  Ambas orientaciones parten desde hipótesis y conceptos de base diferentes y, consecuentemente producen resultados teórico-prácticos distintos.

Un enfoque determinista, como el que ha acompañado a la Geopolítica, desde sus orígenes y desde la experiencia desastrosa de la geopolítica nazi de los años 20 y 30 del siglo xx, parte de la premisa conceptual que la naturaleza ejerce un dominio y una influencia incontrastable sobre el ser humano y sus formas de organización y poder, de donde se desprende que la acción humana sobre la geografía sucedería dentro de escasos márgenes de maniobra.

Un enfoque probabilista, por otra parte, se inspira en la noción de la primacía del ser humano sobre la historia y sobre la geografía, de manera que la obra de construcción humana sobre el medio natural permite transformar la naturaleza y ponerla al servicio del desarrollo humano.

El problema central que se plantea a sí misma la disciplina Geopolítica es interrogarse -con la colaboración y en diálogo interdisciplinario con otras Ciencias Sociales- acerca de la relación existente entre los territorios y espacios y las comunidades humanas organizadas. 

Relación cambiante en el tiempo -dentro de la línea pasado presente futuro- y relación cambiante en el espacio, relación cambiante en la realidad y relación cambiante en la dimensión de la virtualidad, relación que se construye dando forma a un proceso llamado de “territorialización”.

La estructura y el modo como los seres humanos se relacionan, controlan, dominan, intervienen, influyen, adaptan, integran a los espacios geográficos en sus modos de vida y sus modos de desarrollo, es uno de los tópicos centrales de la reflexión geopolítica contemporánea, tanto en un sentido diacrónico -en la línea del tiempo histórico- como en sentido sincrónico, es decir, en la profundidad y complejidad  del presente.

Manuel Luis Rodríguez U.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s