Geopolítica XXI

una mirada geopolítica desde el sur del sur del planeta


2 comentarios

¿Existe una Geopolítica (específicamente) chilena?

PREFACIO.

La pregunta puede parecer provocativa, pero hace referencia a una interrogante que aparece cada cierto tiempo en el horizonte intelectual de nuestro país.  ¿Ha logrado la disciplina Geopolítica en Chile desprenderse e independizarse de sus anteriores ataduras exclusivamente castrenses y de su enfoque excesivamente darwinista, pro-germánico y determinista?

La cuestión surge cuando desde el norte del territorio de Chile, aparecen una serie de acciones de Estado que pueden ser percibidas por Chile como amenazas.  La cuestión fronteriza, la suma de temas pendientes en la cuestión fronteriza entre Chile y sus vecinos sudamericanos, puede ser analizada desde una óptica geopolítica, pero requiere de un tratamiento que excede “lo geopolítico”.

La especificidad de una geopolítica chilena, debería situarse (adelantémonos a proponerlo) en la esfera de la definición de un conjunto más o menos coherente de conceptos y categorías de análisis propiamente surgidos de la reflexión científica, académica, castrense, politológica y geopolítica chilena, y no en torno a teorías construidas en contextos anglosajones o del primer mundo.  ¿Es posible alcanzar la idependencia intelectual de la geopolítica chilena, de manera de construir sus propias teorías, sus propias vías conceptuales de aproximación a los fenómenos y problemas geopolíticos que vivimos como nación y como Estado?

No se trata de hundir en el silencio y abandonar definitivamente a Mahan, Kissinger, Haushofer, Ratzel, Cellerier o Kjellen, sino sobre todo, de atrevernos a pensar geopolíticamente Chile con nuestros propios conceptos geopolíticos, sin necesidad de morir como ciegos y obedientes tributarios del pensamiento geopolítico occidental en el intento.

La interrogante si en Chile tenemos una geopolítica específicamente chilena sigue vigente.  Intentemos responderla.

Manuel Luis Rodríguez U.

Punta Arenas – Magallanes (Chile), otoño de 2011.-

LA PREHISTORIA DE LA REFLEXIÓN GEOPOLÍTICA EN CHILE.

Los orígenes de la utilización de la Geopolítica como disciplina en Chile, podríamos remontarlos a los comienzos del siglo XX cuando la influencia prusiana sobre el Ejército chileno trajo como “producto envenenado de importación” a los seguidores de Friedrich Ratzel y a los epígonos de la geopolítica nazi, que se habían implantado en la Geografía alemana y en las filas de la oficialidad de la Wehrmacht.

Estamos en los años 20 y 30 del siglo XX.  Una revisión de los contenidos de artículos publicados en el Memorial del Ejército, trasluce precisamente esta inclinación: a lo largo de los primeros 40 años del siglo XX en esa publicación no se encuentran artículos que presenten una visión crítica o contraria a la geopolítica germana impregnada de nazismo y darwinismo, sino que por el contrario, hay numerosas publicaciones en que se presenta dicha escuela de pensamiento como un enfoque necesario, natural y positivo.

Sin embargo, la “prehistoria” del pensamiento geográfico en Chile es anterior al siglo XX.

En efecto, lo que podría considerarse como una reflexión proto-geopolítica, como intuición que relaciona al territorio con los núcleos humanos y con la defensa del espacio, podría remontarse hasta un período que podríamos llamar la “prehistoria de la geopolítica chilena”, en los años 10 del siglo xix, cuando fue elaborado el “Plan de Defensa del Reyno de Chile” (1810-1811) a petición de la Junta Gubernativa y del Cabildo de Santiago.

Hay allí una formidable intuición de la condición marítima del territorio nacional, del rol de los puertos y bahías en la defensa del espacio habitado y una exploración geográfica singular acerca de las particularidades climáticas y culturales de Chile.

Esta intuición del lugar de Chile en el espacio sudamericano y oceánico (¿no hay allí un ejercicio de oceanopolítica avant-la-lettre?), se prolonga más adelante en la visión estratégica de Portales y del presidente Manuel Bulnes que apunta a completar el control territorial sobre el sur austral y la Patagonia, mientras Portales se ocupó en conjurar los peligros de la alianza peru-boliviana y los planes expansionistas de Santa Cruz.

Una geopolítica forjada a costa de tropas, flotas de guerra y planes de batalla.  Hubo entonces autores como Carlos Keller, Oscar Espinoza y Octavio Errázuriz.

LA GEOPOLÍTICA ALEMANA TRAIDA A CHILE.

El impacto intelectual y teórico de la geopolítica nazi-fascista alemana sobre la reflexión geopolítica chilena, ha sido prolongado y duradero.

Aun hoy día hay autores castrenses y civiles chilenos que siguen citando a Ratzel y Haushofer, como teóricos fundamentales de la geopolítica, mientras después del desastre de la geopolítica nazi alemana, han pasado cincuenta años de reflexión (toda la segunda mitad del siglo xx) que han demostrado la inconsistencia teórica y conceptual de aquella visión determinista, darwiniana y expansionista de la geopolítica.

La perspectiva geopolítica alemana de principios del siglo XX atravesó la I y la II Guerra Mundial y logró permanecer en las escuelas militares hasta los años sesenta y setenta, cuando los oficiales chilenos volvieron desde las Academias militares de EE.UU. con la nueva adquisición intelectual de la geopolítica estadounidense: la doctrina de la seguridad nacional.  Algunos autores se destacan en este período: Julio von Chrismar, Augusto Pinochet, y Gregorio Rodríguez Tascón.

CRISIS Y TRANSFORMACIÓN DE LA PERSPECTIVA GEOPOLITICA.

Así como los sistemas políticos y económicos entran en crisis, la disciplina Geopolítica también pasa por períodos de crisis.  En Chile la escuela geopoltica de inspiración germánica, hizo crisis junto con el período final del régimen militar que lo inspiró, y tuvo su ultimo estertor con la llamada teoría de las “fronteras interiores”, mediante la cual se pretendía justificar la fragilidad demográfica del territorio de Chile y sustentar el redespliegue del dispositivo militar hacia los extremos geográficos del país.

Pero hubo durante la segunda mitad del siglo xx, autores y militares que se resistieron al determinismo alemán como fue el caso del general Ramón Cañas Montalva, uno de los pilares de la geopolítica chilena de los años cuarenta y cincuenta.  La perspectiva geopolítica de Cañas Montalva es posibilista.

Varias generaciones de oficiales chilenos en los años sesenta, setenta y ochenta, fueron formados (¿o deformados?) por la enseñanza intensiva de la ideología de la seguridad nacional en las escuelas militares (en algunos casos burdamente copiada de los manuales de la Escuela de las Americas de Panamá) mezclada con los resabios conceptuales de la  geopolítica alemana nazi.

En este contexto marcado por la guerra fría, el general Golbery de Couto e Silva (el principal geopolitico brasileño de la primera mitad del siglo XX) vino a mezclarse en las aulas castrenses chilenas con Ratzel, Haushofer y Cellerrier (un geopolítico francés de inspiración conservadora y progermánica) y una política expansionista brutal, que encontró en el pinochetismo su mejor caldo de cultivo y su peor momento de desarrollo intelectual: el libro “Geopolítica” del ex dictador chileno es una mera copia de textos de Ratzel, Haushoffer y Golbery.

El resultado fue la castración de la geopolítica chilena, en nombre de la guerra contra el comunismo, la adhesión ciega del Estado de Chile a las influencias doctrinales estadounidenses o británicas y la desaparición de una reflexión geopolítica que deje de considerar los espacios y territorios en términos de teatros bélicos.

Hubo sin embargo, pensadores geopolíticos chilenos que se negaron al determinismo geográfico e ideológico de la seguridad nacional y la geopolítica nazi: se pueden mencionar al almirante Oscar Buzeta, a Jorge Chateau y a Antonio Cavalla Rojas.

¿ES POSIBLE UNA NUEVA GEOPOLÍTICA CHILENA?

A la pregunta si existe una geopolítica específicamente chilena debiéramos responder que puede hablarse de una suma poco coherente de autores que han escrito de geopolítica, pero salvo algunas excepciones notables (Cañas Montalva y Oscar Buzeta, entre otros), carecemos todavía de una reflexión teórica geopolítica forjada con conceptos y puntos de vista propiamente chilenos, reconociendo de paso que en Chile, como en la mayor parte de los países de América Latina, las escuelas teóricas geopolíticas han sido con demasiada frecuencia, copia o adaptación de invenciones conceptuales provenientes de alguna potencia geopolítica mundial (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia…).

Otros autores como Hernán Santis y Ricardo Riesco, han intentado en la actualidad buscar nuevas perspectivas para la reflexión geopolítica chilena.

Por nuestra parte, consideramos válido reflexionar que -a nuestro juicio- la especificidad de una geopolitica chilena, debiera desarrollarse a lo largo del siglo xxi en torno a cinco grandes temáticas, a saber:

a)  la relación entre los procesos demográficos y el poblamiento territorial en las distintas zonas geográficas del país;

b) la problemática general la proyección marítima y oceánica del país, del poder marítimo y el poder naval en su relación con el desarrollo económico, científico y tecnológico;

c) la relación entre el desarrollo económico, social y científico-tecnológico de Chile con los espacios australes y antárticos;

d)  el impacto de los procesos de globalización económica y tecnocultural sobre la inserción regional e internacional de Chile; y

e) la relación entre el desarrollo económico y territorial del país con la explotación y uso de las fuentes y recursos energéticos disponibles, dentro de un modelo de desarrollo sustentable hacia el futuro.

¿Podremos algún día desprendernos de la geopolítica de las fronteras?

La integración territorial de las regiones; la profundización, modernización y expansión de los instrumentos y procesos de conectividad; el fortalecimiento del rol articulador y promotor del Estado chileno en el desarrollo científico y tecnológico; la proyección marítima y oceánica de Chile hacia la profundidad del Océano Pacífico y hacia los espacios oceánicos australes y antárticos; la apertura e inserción de Chile hacia la globalización y la virtualización de los intercambios y los servicios, el fortalecimiento del rol de Chile como potencia subregional marítima y continental en América del Sur, son algunos de los grandes tópicos que la reflexión geopolítica puede aportar en el Chile de hoy y del futuro previsible.

ALGUNAS REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

Godoy, P.: Chile-Geopolíticahttp://hernanmontecinos.com/2010/06/19/chile-geopolitica/

Joxe, A.: Le cycle de la dissuasion.  Paris, 1990. FEDN, La Découverte.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.614 seguidores