Geopolítica XXI

una mirada geopolítica desde el sur del sur del planeta


Deja un comentario

Quién dijo que el Sur queda hacia abajo…? – Notas para una tesis

En el ambiente de nerviosismo y tensión soterrada propio de la defensa de mi Tesis de Grado en la Universidad de la Sorbonne (Paris III Sorbonne Nouvelle), en Paris en 1990, tenía todo instalado para presentar una investigación geopolítica y prospectiva acerca de los horizontes plausibles y escenarios futuros  al año 2010 del desarrollo del Cono Sur de América Latina.

Tenía en mi mente a la región de Magallanes, pero también había abierto el foco de la mirada hacia todo el Cono Sur de América Latina.

Sobre la mesa había colocado un globo terráqueo y sobre la pizarra había instalado un gran mapa del planeta y, en el último instante antes de iniciar mi soutenance, se me ocurrió tomar el mapa e invertirlo, dejando al Cono Sur de América y la Antártica en la parte superior y el Norte hacia abajo.  De reojo alcancé a percibir las caras de sorpresa de los seis  académicos que ocupaban la mesa de la comisión examinadora.

Inicié entonces la defensa de tesis, con una desafiante pregunta: “Señores del jurado: ¿quién les dijo a ustedes que el sur queda abajo y el norte arriba…?”.

Este episodio puede servir de punto de partida para una reflexión global que deseo compartir en este ensayo: interrogarme e interrogarnos acerca del incierto nuevo mundo en el que estamos entrando y acerca del futuro que ya está entre nosotros, desde la perspectiva de los territorios australes y patagónicos.

Más de 20 años después de aquella fascinante y extenuante experiencia de tesis, puedo decir y reconocer que esa tesis, sigue estando en proceso de construcción.  Mi tesis no ha terminado ni su última página está definitivamente escrita…

A esta “generación bisagra” que es la que nos ha tocado vivir la segunda mitad del siglo xx y los primeros decenios del siglo xxi, nos ha significado asistir, presenciar, inventar, promover, retrasar, frenar, sufrir, liderar, empujar, experimentar y protagonizar cambios geopolíticos, sociales, culturales, tecnológicos de enorme trascendencia y proyección.

La metáfora de la carta geográfica invertida, y que fue graficada en aquel entonces acaso como un simple efecto escénico, tenía y tiene sentido reflejando el profundo cambio de mapa mental (y geográfico, económico, tecnológico, cultural y político) que estaba sucediendo en aquel momento y que continúa ocurriendo hoy todavía.

El siguiente es un ensayo que contiene los principales conceptos de esa Tesis de 1990 y su visión desde la actualidad del siglo XXI.

QUIEN DIJO QUE EL SUR QUEDA ABAJO – ensayo

cropped-lautreamerique.jpg


Deja un comentario

Presidentes de Chile y Perú se reúnen nuevamente para abordar fallo en medio de ofensiva comunicacional de Lima – LaSegunda.com

Presidentes de Chile y Perú se reúnen nuevamente para abordar fallo en medio de ofensiva comunicacional de Lima – LaSegunda.com.


Deja un comentario

“2 2″: Las condiciones de Chile y las tensas 14 horas de negociación con Perú por el fallo de La Haya – LaSegunda.com

“2 2″: Las condiciones de Chile y las tensas 14 horas de negociación con Perú por el fallo de La Haya – LaSegunda.com.


Deja un comentario

Bolivia acusa a Chile de “país agresor” que tiene “la obligación” de dialogar por conflicto limítrofe – LaSegunda.com

Bolivia acusa a Chile de “país agresor” que tiene “la obligación” de dialogar por conflicto limítrofe – LaSegunda.com.


2 comentarios

La guerra de las Falklands/Malvinas: 31 años después

En la madrugada del 2 de abril de 1982 un contingente militar argentino anfibio invadió las proximidades de Port Stanley, al tiempo que un grupo similar había ocupado las islas Georgias del Sur.  Se iniciaba así una dramática guerra terrestre, naval, aérea, anfibia y aeroterrestre en el Atlántico sur (2 de abril-14 de junio), la unica guerra verdadera y más cercana que hayamos vivido los magallánicos en toda la historia de la Patagonia.

COMO SI LA GUERRA ESTUVIERA OCURRIENDO EN EL PATIO DE TU CASA

La guerra de las Falklands/Malvinas trajo a Magallanes extraños sucesos que forman parte de los anales anecdóticos del pasado regional.  Como los numerosos periodistas y agentes de inteligencia britanicos instalados en el Hotel Cabo de Hornos de Punta Arenas, con sus equipos de radioescucha y de transmisión de datos conectados al instante con Londres.  Como el extraño caso de ese helicóptero británico caido en la costa del Estrecho de Magallanes, en el sector Rio de los Ciervos, a varios cientos de millas de su propio radio de alcance de vuelo y cuyos pilotos fueron reenviados discretamente a Gran Bretaña, poniendo en evidencia la intensa colaboración chilena con la Fuerza Expedicionaria Británica.  Como el caso de los ventanales cubiertos del aeropuerto de Punta Arenas y de los vuelos comerciales, para que los pasajeros no vean el movimiento de aviones de combate y de reaprovisionamiento “no chilenos”, que entraban y salían de la base aérea.  Como el caso de los radares aéreos chilenos ubicados al oeste de Punta Arenas, que sirvieron eficazmente para la detección de aviones argentinos despegando desde Santa Cruz o Tierra del Fuego hacia el “teatro de operaciones Malvinas”.

Desde Punta Arenas escuchábamos por onda corta las emisiones de Radio LU-14 de Rio Gallegos y de la radioemisora BBC de Londres, lo que permitía confrontar las informaciones de la prensa escrita y de la televisión con las respectivas versiones oficiales del conflicto y su desarrollo.

Al final de la guerra en las proximidades del 14 de junio, resultaba paradójico escuchar la retórica esquizofrénica de los “partes de guerra” del Comando argentino de Operaciones en el terreno, que anunciaban la inminente victoria sobre las fuerzas inglesas, transmitidos por radioemisoras argentinas, mientras en el campo de batalla los oficiales y los soldados argentinos se rendían a los comandantes britanicos.

LOS EFECTOS DE LA GUERRA

El drama de la guerra, afectó dolorosamente a miles de soldados conscriptos argentinos, llevados al campo de batalla por oficiales ineptos a enfrentarse con soldados profesionales altamente entrenados y equipados.  La guerra de las Falklands Malvinas demostró la superioridad militar de los soldados profesionales sobre los soldados conscriptos, lo que llevaría más tarde a las FFAA argentinas y chilenas a decidir la profesionalización completa de sus contingentes, terminando con la conscripción universal obligatoria.

El impacto humano y moral de los combatientes argentinos y sus familiares, por esta guerra, se compara con el perjuicio material y psicológico de los kelpers habitantes de las islas, que vieron la invasión de sus campos, la muerte de su ganado y vivieron el peligro de los combates aéreos y terrestres.

La invasión de las Falklands/Malvinas por Argentina en 1982, fue la “salida alternativa” de la política militar agresiva de los militares argentinos, de haber emprendido un ataque e invasión sobre las islas del canal Beagle en el extremo austral del continente.  Después de triunfar en las Falklands, Argentina iba a producir un ataque sobre los territorios australes chilenos, como lo han revelado documentos argentinos desclasificados en 2009 (nos referimos al Informe Rattenbach).

EL ESCENARIO GEOPOLITICO Y DIPLOMÁTICO ACTUAL

Al término de la guerra, el cuadro geopolitico que rodea a las Falklands/Malvinas es más desventajoso para Argentina, no obstante su ambiciosa y exitosa ofensiva diplomática demandando la reapertura de negociaciones con el Reino Unido por la soberania de las islas.   Las islas disponen ahora de un considerable contingente militar, naval y aéreo, infinitamente mayor al que contaban en 1982, mientras Gran Bretaña se niega a discutir una soberanía que los propios kelpers no desean ceder, según los resultados obvios de un reciente referendum.

Si los kelpers tienen una palabra que decir en este asunto controversial, la experiencia de la invasión de tropas argentinas y de la guerra ocurrida en sus propios campos de pastoreo lanar, no es el mejor antecedente para mejorar las relaciones con los vecinos argentinos.

En el contexto del cono sur del continente sudamericano y de los mares australes, la presencia británica en las Falklands/Malvinas actúa como un factor de estabilidad geopolítica y geoestratégica, pero la presión diplomática argentina necesariamente tendrá que producir resultados, de manera que Gran Bretaña no puede sostener indefinidamente su negativa a sentarse a dialogar.

Al mismo tiempo, avanzan lentamente las minuciosas exploraciones de la firma Rokhopper en el fondo marino de la plataforma de las islas, en busca de yacimientos de hidrocarburos y los resultados hasta hoy son prometedores.  De este modo, el eventual hallazgo de petróleo y/o gas natural en la zona podría introducir un nuevo elemento de conflicto y agregar un nuevo juego de intereses para complicar aún más la controversia política y diplomática entre Argentina y Gran Bretaña.

Mientras la diplomacia corre por un carril, las relaciones humanas y comerciales entre las islas y el continente sudamericano corren por otro carril, donde la región de Magallanes y Punta Arenas cumplen un importante y sensible rol de puente aéreo y marítimo.

Pero la diplomacia es la herramienta política fundamental en este asunto.

Siempre entendiendo que en diplomacia el apresuramiento nunca produce buenos resultados, pero el inmovilismo tampoco.

Manuel Luis Rodríguez U.

PARA SABER MAS:

http://www.rockhopperexploration.co.uk/rockhopper.html

La versión inglesa del conflicto de 1982:

http://www.falklandswar.org.uk/

La versión argentina del conflicto de 1982:

http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_las_Malvinas


1 Comentario

La geopolítica de América Latina en los inicios del siglo xxi: nuevos ejes y antiguos litigios

PRÓLOGO.

La reflexión geopolítica acerca de América Latina en los primeros decenios del siglo xxi, no puede realizarse sin reconocer que la región latinoamericana avanza gradualmente hacia nuevos escenarios de interrelación en el orden global, hacia nuevos ejes geopolíticos y geoeconómicos, en un contexto de redistribución de las hegemonías tanto a escala global como en la región.   La geopolítica latinoamericana contemporánea, aun no completamente desembarazada de los viejos fantasmas militaristas y germanizantes, se puede entender hoy como una herramienta conceptual estratégica para la toma de decisiones, lo que la obliga a ser a la vez, multidisciplinaria y prospectiva.  

Los problemas geopolíticos y los conjuntos de intereses que se entrecruzarán en el futuro previsible en el espacio latinoamericano, serán las problemáticas energéticas y medioambientales.

Manuel Luis Rodríguez U.

Punta Arenas – Magallanes (Patagonia…sin represas…), otoño de 2011.-

LA REDISTRIBUCION DE LAS HEGEMONÍAS EN EL ESCENARIO LATINOAMERICANO.

América Latina, encabezada por la potencia brasileña se encamina hacia un nuevo “contrato geopolítico y estratégico” con el resto del mundo, en un esquema planetario donde asistimos a la transición desde un orden global unipolar (antes dominado por la potencia imperial estadounidense) hacia un orden multipolar (donde emergen nuevas potencias mundiales como China, India, Europa y Brasil…).

En este esquema regional, donde Brasil parece instalarse en el ejercicio de una hegemonía blanda (no invasiva nio territorial sino económica, política y tecnológica), las demás potencias subregionales (Venezuela, México, Perú, Chile, Argentina), corren con mayor o menor premura a tratar de instalarse en el nuevo orden planetario mediante distintas estrategias de integración e interdependencia.

En el juego dinámico de la correlación de fuerzas y de hegemonías políticas y geopolíticas de la región sudamericana, observamos la formación de determinados ejes geopolíticos en torno a orientaciones de gobierno de distinta coloración ideológica. 

 Así, existíría un eje geopolítico atlántico y progresista donde se articulan Venezuela, Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia y un eje del Pacífico conservador o neoliberal, donde se articulan Colombia, Perú y Chile. 

Pero, los ejes geopolíticos así descritos, no operan en el presente ni van a operar en el futuro en torno a la lógica de litigios territoriales (la mayoría de los cuales son diferendos heredados de guerras o conflictos del siglo xix), sino que se han articulado y se van a articular en el futuro previsible, en torno a problemáticas y a “conjuntos de intereses” asociados a las cuestiones energéticas y medioambientales.

Al mismo tiempo, cabe observar que en materia de conflictos o diferendos territoriales o fronterizos pendientes en América del Sur, mientras éstos litigios aparecen completamente resueltos en la “vertiente atlántica” del subcontinente, en cambio en la “vertiente pacífica” continúan perviviendo entre Chile, Perú y Bolivia.  Sin embargo, el nivel de intercambios y de integración económica existente entre estas tres naciones permite pronosticar que estos diferendos se mantendrán en el plano de la diplomacia bilateral e internacional y no se trasladarán al plano estratégico o militar. 

Estos ejes a escala regional se superponen además a las nuevas tendencias -actualmente en curso- de redistribución de las hegemonías a escala planetaria, donde la potencia estadounidense y Europa, como fuerzas articuladoras tradicionales de la geopolítica y la geoeconomía de Occidente, se enfrentan a la emergencia de nuevas potencias mundiales, como es el caso de la República Popular China e India, que en el mediano plazo apuntan a convertirse en potencias globales.

Al tiempo que el nuevo orden global deja de ser exclusivamente “Estado céntrico”, la diversificación de actores internacionales, complejiza las arenas y abre nuevos escenarios de incertidumbre estratégica. 

NUEVOS EJES GEOPOLÍTICOS EN AMERICA LATINA.

En este contexto global, podría afirmarse que la geopolítica del cono sur de América Latina (Chile, Argentina, Uruguay, Falklands/Malvinas) se juega entonces en tres ejes de ordenamiento: el acceso y presencia hacia el continente antártico y los espacios oceánicos australes; el acceso y control seguro de las fuentes energéticas y de recursos (agua, hidrocarburos, minerales, pesca).

No obstante la persistencia de algunos escenarios de diferendo/conflicto de carácter fronterizo, la tendencia histórica que se manifiesta en América Latina en los recientes decenios, no es hacia los conflictos de raigambre territorial, sino hacia la construcción de esquemas de integración y modelos de relaciones multilaterales, en los cuales las problemáticas que pueden señalarse como los ejes articuladores de la nueva geopolítica sudamericana y latinoamericana, serían a lo menos los siguientes:

a)  el acceso y uso de las fuentes de recursos energéticos, en función de las necesidades provenientes del desarrollo de cada nación;

b) el uso más o menos sustentable de los recursos naturales en función de criterios estratégicos y prospectivos, que aseguren el desarrollo de las generaciones futuras;

c) la relación existente entre el modelo de desarrollo y el sistema democrático, en términos tales que el desarrollo (y el crecimiento que conlleva) se traduzca en condiciones socio-económicas y sociopolíticas democráticamente sustentables, disminuyendo las desigualdades sociales y territoriales; y

d) el paso desde una economía basada en la explotación más o menos intensiva de recursos naturales, fuentes energéticas y materias primas no renovables (y por lo tanto tecnológicamente dependiente de economías más desarrolladas), hacia una economía basada en el conocimiento y en los servicios, en un contexto regional caracterizado por una tendencia profunda de transición a la modernidad y de cambio demográfico.

Las nuevas problemáticas del desarrollo latinoamericano serán  fundamentalmente geoeconómicas, es decir, producirán sucesivos choques y tensiones entre los espacios geográficos, territoriales y virtuales con las estrategias y despliegues corporativos, económicos, financieros y tecnológicos.

ALGUNAS REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Y DOCUMENTALES

http://geopoliticaxxi.wordpress.com/2011/04/24/aproximaciones-al-concepto-de-soberania-energetica/

Registro cartográfico histórico sobre América Latina.

http://www.davidrumsey.com/blog/2009/9/7/cassini-terrestrial-and-celestial-globes-1790#8a56c2746f3b3422af9a79b5664af75d

http://cl.wrs.yahoo.com/_ylt=A0oG75XoN7tNCikB8AETthh.;_ylu=X3oDMTByYWkyZ2EwBHNlYwNzcgRwb3MDNwRjb2xvA2FjMgR2dGlkAw–/SIG=1323tv27a/EXP=1304201576/**http%3a//www.gobernabilidad.cl/modules.php%3fname=News%26file=article%26sid=2251

La geopolítica de Brasil, Argentina y Chile.

http://cl.wrs.yahoo.com/_ylt=A0oG75KEOLtNo9sACI8Tthh.;_ylu=X3oDMTBzMmNtOW45BHNlYwNzcgRwb3MDMTYEY29sbwNhYzIEdnRpZAM-/SIG=15a6non7h/EXP=1304201732/**http%3a//www.asepol.cl/Visi%25F3n%2520Geopol%25EDtica%2520de%2520Am%25E9rica%2520Latina_Casos%2520de%2520Argentina-Brasil-Chile_Cecilia%2520Quintana.pdf


7 comentarios

Las dimensiones ciudadanas de la soberanía: las Falklands y los kelpers

La larga disputa territorial que opone a Gran Bretaña y Argentina a propósito de las islas Falklands, ha adquirido nuevos ribetes con una reactivación del debate diplomático y comunicacional entre ambos gobiernos en el año 2011.  La polémica diplomática tiene además, un trasfondo histórico de más de un siglo y marcado por la guerra de 1982, por una centenaria demanda de los argentinos y por la posición casi inamovible de los británicos en cuanto al ejercicio de la posesión y dominio del archipiélago.

La guerra de 1982 además, produjo tres efectos duraderos en el tiempo: en primer lugar, convirtió a las Falklands en un poderoso reducto militar aeronaval británico en el Atlántico sur cuya función estratégica y disuasiva es más que evidente: Inglaterra no se dejará sorprender dos veces por una invasión; segundo, modificó durablemente el escenario geopolítico del cono sur de América Latina, generando un nuevo esquema geoestratégico de estabilidad subregional; y tercero,  dejó en la nación argentina el amargo sabor de la derrota, uno de los sentimientos más perjudiciales y perniciosos para el pleno ejercicio de la razón diplomática y de la objetividad política. 

 En definitiva, la cuestión diplomática en torno a las Falklands no involucra solamente a dos Estados y dos naciones, en la medida en que se ha seguido la estrategia de multilateralizar el diferendo, de trasladarlo a algunas instancias internacionales y de llevarlo a los medios de comunicación como un mecanismo para hacer presión.  El problema en cuestión sin embargo, no se reduce a una simple polaridad entre “reclamamos la soberanía” y “no hay soberanía que discutir”.

El renacer de esta disputa hoy no podemos atribuirlo tampoco a la debilidad de los gobiernos implicados: a pesar de la crisis europea, el gobierno Cameron se mantiene estable y Cristina Fernández continúa siendo ratificada fuertemente por las urnas.

LOS HABITANTES ORIGINARIOS TAMBIÉN CUENTAN

Pero, en una disputa territorial entre dos Estados y que involucra la cuestión de la soberanía, no puede olvidarse que una opinión fundamental, un juicio decisivo, le cabe a los habitantes originarios de los territorios implicados.  ¿Cómo puede haber soberanía si quienes son el fundamento jurídico y humano de dicha soberanía no son consultados y su opinión no es tomada en cuenta?

No es necesario escarbar demasiado en la historia del concepto de soberanía dentro de la tradición de Occdidente (desde Jean Bodin, 1576), para percatarse que aquí la voluntad y la opinión de los kelpers, es decir, de los habitantes originarios que residen en las islas, puede resultar fundamental y hasta ineludible para entender el destino de las Falklands en los próximos decenios.  

Cabe preguntarse, ¿aceptaría Argentina la opinión de los kelpers si éstos ratificaran que desean seguir siendo ciudadanos británicos? ¿Aceptaría Gran Bretaña la opinión de los kelpers si éstos manifestaran que no desean seguir bajo la jurisdicción británica?  Incluso desarollando un enfoque crítico y no menos polémico, ¿nos hemos preguntado que opinaban los kelpers respecto de la demanda argentina de soberanía antes de la guerra de 1982 y sobre todo, después del conflicto? 

Y una pregunta que resulta crucial en este caso: ¿cómo se consideran a sí mismos los kelpers de las islas Falklands: “argentinos” usurpados por el Estado británico, o “británicos” amenazados por el Estado argentino?

Sigue leyendo


Deja un comentario

Otros territorios de exploración: La Pachamama y la cosmovisión andina – Arnaldo Quispe

La Pachamama en la Cosmovisión Andina.

Arnaldo Quispe.

El significado más común de Pachamama es “Madre Tierra”. “Pacha” para los pueblos quechua y aymara equivale a tierra, universo, mundo o cosmos, tiempo y espacio. Usualmente se emplea como significado de: “TIERRA”. Por otra parte, “mama” significa madre que origina, que concibe la vida (“Paqarina”).

Pachamama, “Madre Tierra” o del “Cosmos”, es el todo en su conjunto. El todo en estas tradiciones es más que la suma de las partes (similar a la Teoría Gestáltica Psicológica). Lo que afecta a las partes afecta al todo y viceversa (Teoría Sistémica). Pachamama según la cosmovisión andina está presente en todo y en todas partes (espacio/tiempo), de allí que su visión es holística (Teoría Holística), porque en el mundo-hombre lo que incide en uno de sus elementos, afecta necesariamente al resto. Como los órganos son indispensables en el organismo vivo, el organismo está presente en cada uno de los órganos (interdependencia). Se trata de un mundo comunitario y solidario en el que no cabe exclusión alguna. Cada quién (ya sea un hombre, un árbol, una piedra) es tan importante como cualquier otro. El holismo de la pachamama es propio de un mundo colectivista, afectado de un sentimiento de pertenencia: uno sabe siempre que es miembro de una comunidad con cuya pertenencia se siente íntimamente comprometido. Esta comunidad vive en nosotros (“Ayllu”). Es así como se vive la experiencia de unidad de la vida propia con la vida toda del mundo-humano andino.

La pachamama es definida también como divinidad, una diosa mujer por excelencia (esposa de Tata Inti “Padre Sol”), protectora y a la vez proveedora, la que concede la fertilidad y favorece la fecundidad, con la cual se dialoga permanentemente por que está presente en la naturaleza y en todo aquello que nos rodea. Para profundizar un poco más en el significado de pachamama tenemos que revisar algunos aspectos de la cosmovisión del problador andino.

Cosmovisión Andina y Pachamama.

Pachamama puede concebirse como una práctica ritualística y milenaria (“una religión cultural paralela a la oficial”) que subsiste en los Andes peruanos, bolivianos y el norte de Argentina. La forma y contenido de sus práctica varía según el entorno geográfico y social. No hay una única puesta en escena de las tradiciones y rituales de pachamama, pero hay elementos comúnes que se conservan aún la distancia y el lugar, la colectividad (Inclusión Social) y bienestar comunitario (“Ayllu”), la reciprocidad con la tierra (“Ayni”, cuyo tributo principal a la tierra son las ofrendas, “pago” o “challa”); El agradecimiento y el permiso por el uso de la tierra y las aguas (como una forma de reconciliación con la naturaleza). La armonía con la naturaleza se evidencia con la estrecha relación y respeto con los espíritus de la pachamama.

Parte de la reciprocidad en el intercambio con la pachamama implica que ésta tiene necesidades, que requiere de ciertos elementos simbólicos que nutran su apetito, algunos de los cuales son similares a los gustos humanos (hojas de coca, tabaco, bebidas, dulces, etc.). Según la tradición aymara, durante el mes de agosto la Pachamama se encuentra con la boca abierta porque tiene “hambre”, en esta época se prepara la tierra para el tiempo de cosecha, y es preciso agradecer a la Madre Tierra por su fertilidad.

El mes de agosto se considera como mes de la pachamama, siendo el primero de agosto en muchos lugares el día central de su festividad. En otros lugares, la ceremonia de la pachamama se celebra cada primer viernes de cada mes o en ocasiones particularmente especiales (“matrimonios”, “nacimientos”, “inauguraciones”, etc.).

Con la presencia hispánica en el continente y la llamada “época de extirpación de idolatrías”, las creencias animistas altoandinas e indígenas fueron prácticamente extintas. El ritual de la pachamama es uno de los pocos paradigmas arcaicos pre-hispánicos, que sobrevive a pesar de los intentos de clausurarla. En Perú, han contribuido también a su desaparición las migraciones internas, de parte del poblador andino hacia la costa peruana y hacia las ciudades en general. Este fenómeno de las migraciones trajo como consecuencia la pérdida paulatina de los patrimonios culturales y de lenguas quechuas/aymaras, dejando en el recuerdo prácticas ritualísticas como de la pachamama. Por otra parte, muchos probladores migrantes en el proceso de adaptación socio-cultural asumen como propio el idioma español y la religión oficial católica. En el mejor de los casos, por medio del sincretismo cultural, se asumen ambas prácticas como una forma de simbiosis o fusión propio del mestizaje y del mosaico etnológico. Es común encontrarnos en ceremonias de pachamama –en los apukunas-, con imágenes de santos, empleo de la cruz y de la virgen María (“Vírgen de la Candelaria”). Entre estos elementos no existe confrontación, pugnas de poder o egocentrismos. No existen confrontaciones sino una forma de simbiosis pacífica (el problador andino es pacifista por excelencia). Existe una suerte de adaptamiento cultural que asimila y emplea dos o varios elementos como uno solo.

La pachamama tiene un rol muy importante dentro de la Cosmovisión Andina, su presencia en el cosmos se realiza a través de tres instancias:, el Kaypacha el presente, el Ukupacha el pasado y el Jananpacha el futuro, la correspondencia psicoanalítica sería: consciente, subconsciente y sopraconsciente.

1) El Jananpacha es la tierra de arriba, lo superior, el cielo, es el ámbito de Inti (sol), Quilla (luna), Coyllur (estrellas), Illapa (rayo), Huayra (viento), Kuychi (arcoiris), Chakana (Cruz del sur) y Paras (lluvia) que es la que fecunda. La Hatun Colca (gran almacén de granos) es la Vía Láctea. Mallqui (árbol) comparte los tres mundo (raíz, tronco y frutos). Sede de los dioses ancestrales (Achachilas y Ñawpas), vinculado al mundo espiritual, el futuro y la energía vital refinada (sami). El cóndor es el animal emblemático del Jananpacha. Se alimenta de carroña para luego volar por las alturas máximas del corazón de los Andes. Es el símbolo del maestro que transmuta sus defectos en virtudes.

2) Kaypacha: Es la tierra del medio, aquí mora temporalmente la Pachamama que pasa por los tres planos. Los Apus y los “wamanis” (espíritus de las montañas) son considerados sus portavoces y guardianes. Es en este canal donde el poblador andino realiza sus diálogos con los espíritus, previa ofrenda a la madre tierra. A las vicuñas se les dice ganadito del Apu, porque pertenecen a la montaña. El puma es el animal que representa al Kaypacha.

3) Ukupacha: Corresponde a las profundidades de la tierra, el inframundo, el pasado. Se encuentran aquí la Yacu (agua) en todos sus formas. Hatuncocha es el mar. El río es mayu que siempre está en constante movimiento. La cocha es la laguna. El puquio (es el manantial donde brota el agua). El animal principal del Ukupacha es la serpiente.

Las tradiciones quechuas cuentan que los Apukunas (“cerros”) albergan los espíritus de los dioses que vivieron antes de un gran diluvio y que tuvieron el atrevimiento de darle el conocimiento a los primeros humanos para construir civilizaciones. Como castigo, los demás dioses encerraron a estos “Prometeos andinos” (Salvadores) en las montañas. Se les llama Ñawpa (los primeros ancianos), llamados también Wamanís y están alojados en la parte más alta de la montaña. Dicen los andinos que “cuando baja el nublado… los Wamanis descienden de las alturas, vienen a hablarnos… a susurrarnos al oído e inspirarnos”.

Así como en Oriente existe el concepto de los opuestos-complementarios, Yin/Yang, en la Cultura Andina éstos se manifiestan como Tatainti, el Padre Wiracocha, (Padre-Cosmos) y su opuesto complementario la Pachamama (Madre-Cosmos). Representados en el mundo de las formas por un cuadrado (macho, padre) y por el círculo (hembra, madre), así, las montañas pueden diferenciarse como machos o hembras, según la predominancia de sus formas. En el perfil o silueta de una montaña, podemos observar la representación de las Serpientes sagradas que transitan desde el Ukupacha (inframundo de la montaña) hacia Jananpacha (mundo superior – cúspide). La serpiente llamada Sachamama, recorre el camino desde la base a la cúspide en un trayecto lineal recto, en líneas verticales, transformándose al llegar al Janampacha, en el Arco Iris, representando la vitalidad de las cosas y la fecundidad. La Serpiente llamada Yacumama recorre el camino en forma ondulante, transfigurándose al llegar al Jananpacha, en el Rayo y la Lluvia. Los tres mundos se hallan unidos por estas dos serpientes, diosas del agua y de la fecundidad. La armonía cósmica andina de la pachamama se denomina Yanantin, los responsables de éste órden armónico son los habitantes sagrados de las montañas (“Apukunas” que son los cerros): Los Achachilas, y Los Ñawpas (Wamanís).

Para los andinos el mundo es una totalidad viva. El todo es más que la suma de las partes, por ende no se comprende a las partes separadas del todo, cualquier evento se entiende inmerso dentro de los demás y donde cada parte refleja el todo (holografía andina). Este mundo íntegro y vivo es conceptuado como si fuera un animal, semejante a un puma capaz de reaccionar con inusitada fiereza cuando se le agrede. La totalidad es la colectividad natural o Pacha; comprende al conjunto de comunidades vivas, diversas y variables, cada una de las cuales a su vez representa al Todo.

Esta totalidad está conformada por la comunidad natural pluriecológica constituida por el suelo, clima, agua, animales, plantas y todo el paisaje en general, por la comunidad humana multiétnica que comprende a los diferentes pueblos que viven en los Andes y por la comunidad de deidades telúricas y celestes, a quienes se les concede el carácter de “Waca” (“lugar sagrado”), en el sentido de tenerles mayor respeto, por haber vivido y visto mucho más y por haber acompañado a nuestros ancestros, porque nos acompaña y acompañará a los hijos de nuestros hijos. Estas comunidades se encuentran relacionadas a través de un continuo y activo diálogo, reciprocidad y efectiva redistribución. Cada comunidad es equivalente a cualquier otra; todas tienen el mismo valor, ninguna vale más y por lo tanto todas son importantes, merecen respeto y consideración, en la concepción andina esto se expresa cuando se reconoce que todo es sagrado, es sagrada la tierra, los cerros, (Apus, Achachilas, Wamanís, Auquis), las estrellas, el sol, la luna, el rayo, las piedras, nuestros muertos, los ríos, manantiales (“puquios”), lagunas, los seres humanos vivos, los animales y las plantas, no sólo las cultivadas sino también las silvestres.

Todos quienes existen en el mundo andino son como somos nosotros mismos y son nuestros amigos. Con ellos nos acompañamos, con ellos conversamos e interactuamos. Les contamos lo que nos pasa y nos dan consejos; y también ellos nos cuentan lo suyo y confían en nosotros. Tratamos con cada uno de ellos de persona a persona, conversamos con ellos cara a cara.

Todo cuanto existe en el mundo andino es vivo. No sólo el hombre, los animales y las plantas sino también las piedras, los ríos, los cerros y todo lo demás. En el mundo andino no existe algo inerte: todo tiene vida. Igual que nosotros todos participan en la gran fiesta de la vida: todos comen, todos duermen, todos danzan, todos cantan: todos viven a plenitud.

En el mundo andino no hay poderosos ni autosuficientes. Todos nos necesitamos los unos a los otros para vivir. En los Andes no existe el mundo como totalidad íntegra diferente y diferenciada de sus componentes. Aquí no existen «todos» ni «partes», que tan sólo son abstracciones. Aquí hay simbiosis que es lo inmediato a la vida. La simbiosis se vive en los Andes en forma de experiencia mútua.

Ritual de la Pachamama.

La ceremonia de la pachamama comienza con la víspera o “el día anterior”, mediante sus preparativos, en el cual, la noche previa se prepara la comida y bebida especial (chicha de maíz) que se va a ofrecer a la pachamama. Además se deja las instrucciones a los participantes del ritual sobre que traer y como vestirse. Se deja dispuesto los materiales a utilizar, el lugar donde cavar el hoyo y todo lo necesario para el día central. Normalmente se enciende sahumerio desde el día anterior como una forma de anunciación, limpieza o alerta a los espíritus.

El mejor momento para las ofrendas a la Pachamama es al caer la tarde, en pleno ocaso de Sol. La luz natural termina, comienza la noche, en este intervalo esta “pachachaka energética” (nuestra ceremonia) está abierta y pachamama junto a los demás espíritus están más presentes. El fuego sagrado del ritual iluminará el espacio cuando la luz del sol se haya apartado del horizonte. Sin la luz hay oscuridad (vacío universal). La oscuridad es importante como la luz, es más grande que ésta. Pero es la luz con su inteligencia y propósito, la que nos conducirá por el sendero del calor y del amor. Por ello, debemos conservar la fogata en nuestro ritual. En otras poblaciones se acostumbra dar inicio a las ceremonias al alba, al mediodía o a medianoche.

Es importante la puntualidad, una vez comenzada la ceremonia se cierra el círculo sagrado de participantes y no se podrá participar del ritual, sino hasta que el hoyo sea cubierto con piedras y pétalos de flóres. El recibimiento de los participantes se lleva a cabo con la mayor hospitalidad, con presentaciones y saludos cordiales. No se permiten tomar fotografías, ni grabar videos a menos que se cuente con el permiso del oferente.

Según el amauta (sabio) Antonio Espinoza de la Organización “Proyecto Cultural Wiñay Marka (ciudad eterna)” existen tres formas de realizar estas ceremonias, “la primera y la más sencilla es la q’uwachada o el saumerio en la que se quema incienso en la brasa para Jananpacha (mundo de arriba), el viento lo sube y se lo lleva, después se pone a la misma braza el copal (resina vegetal), y el “palo santo”, que es para la Pachamama.

Otra ceremonia es la wajt’a, que consiste en quemar mesas llenas de objetos simbólicos, preparadas de acuerdo al pedido que se haga. La wilancha es la tercera forma, ésta únicamente se la practica cuando se trata de grandes organizaciones o instituciones, porque aquí ya se habla de un sacrificio animal”.

En la actualidad, los sacrificios de animales como ovejas, llamas u otros auquénidos se ha ido perdiendo entre los tiempos, la sangre de éstos animales debía ser derramada en la tierra. Era común también en las prácticas del ritual sacrificar por ejemplo el fetos de llama o chancho, que no debia faltar en época de cosecha.

Las ofrendas (llamado comúnmente “despacho” o “corpachada” que quiere decir dar de comer a la tierra en el Norte de Argentina), se colocan alrededor del hoyo o en el manto multicolor dispuesto por el oferente que dirige el ritual, semejante a un altar o mesa de trabajo de curanderismo. Bebidas (Coca Cola, chicha, cerveza, licor, vino tinto); agua bendita, dulces, hojas de coca (planta sagrada andina, mediadora con los espíritus), diversos objetos (dinero, monedas, amuletos, piedras de colores); comida (pan, galletas, frutas). Flóres, perfumes, semillas y otras cosas provenientes de la tierra de las que tenemos en casa (sésamo, lino, trigo, lentejas, porotos, garbanzos, arroz, huayruros, etc), las semillas las colocamos en un cuenco o tazón de arcilla; Incienso o sahumerio adicionalmente. La ceremonia puede estar acompañada de velas blancas o de colores y diversos objetos que simbolizan el contexto social, fotos, amuletos, conchas marinas (“mullu”), dinero, ekekos, toritos de pucará, excremento de vaca, etc.

Según la tradición los rituales estaban a cargo de las personas sabias y de gran solvencia moral dentro de la comunidad, eran sacerdotes propios de ésta religión andina. Para los quechuas las ceremonias están a cargo del “Paqo” o “Altomisayoc”, para los aymaras son los “yatiris” los encargados de realizar estas ceremonias. Nosotros empleamos particularmente el término oferente.

Los participantes son invitados, por lo general no hay ingreso libre, el que asiste aunque si se presenta el mismo día de la ceremonia debe ser invitado por el oferente. El ritual de la pachamama es un acto voluntario en el cual el único requisito para estar presente es pedir permiso para su ingreso y ponerse de acuerdo con los organizadores sobre los detalles del ritual (horario, vestimenta, ofrenda, etc.). No hay límite de asistencia. El día de la celebración los participantes se colocarán cintas de colores en ciertas partes del cuerpo: tobillos, muñecas y cuello, según las creencias es para ser del agrado de la pachamama y evitar alguna reprimenda. Otros emplean cordones de hilo blanco y negro, confeccionados con lana de llama en lo posible.

El hoyo representa en sí una forma de altar y una “waca” a la vez (un lugar sagrado), una “paqarina” (un útero simbólico” en la tierra) y “pachachaka” (un puente o contacto con las instancias superiores), al mismo tiempo. Este se cava de manera circular a una profundidad de medio metro aproximadamente por un metro de diámetro (como si se preparase una “pachamanka” en la tierra), que por lo general debe localizarse a un punto abierto y expuesto al sol, ideal si es cercano a un árbol o una ladera de montaña (“apu”). En la actualidad ciertas ceremonias de pachamama se realizan en parques urbanos, wacas o en la playa. Si el hoyo no es circular no hay problema. Los importante es la intención de hacer lo mejor posible. Hay muchas maneras de realizar el ritual, particularmente proponemos una con la cual nos hemos familiarizado:

1) Activar el fuego. Encender dos hogueras, una pequeña dentro del hoyo y otra grande fuera de él. El fuego sagrado permite que la tierra se eleve a las montañas, al cielo. En la hoguera pequeña colocar leña, palo santo, ramas de laurel, romero, olivo, eucalipto y tabaco. La hoguera grande es solo de leña. Esta debe ubicarse a por lo menos cinco metros del hoyo cavado. La hoguera grande es opcional y puede servir para depositar pequeños escritos en papel blanco de cosas de las cuales debemos desprendernos, nuestros errores y defectos. Sirve y para el perdón con las instancias superiores, pachamama que está presente debe interceder con éstas peticiones.

2) Activar el aire. Por medio del fuego mediador. Encender el incienso, gracias a los olores la tierra se sensibiliza al recordar sus maravillas. Los participantes pueden fumar primero y luego dar de fumar a la tierra (esto es parte del ritual). Los cigarros por lo general son sin filtro. La ceniza del tabaco debe conservarse para observar sus características, luego servirá para pintar la cara de cada participante. Las cenizas de color blanco indicarán que la pachamama está alegre y bendice sus ofrendas.

3) Activar el agua. Primer brindis con la tierra. Rociar un poco de las bebidas en la tierra. Chicha (licor de maíz), cerveza o “aguardiente”, luego cada uno debe brindar con la con la tierra. Ella vive y siente como nosotros y debemos brindar con ella.

4) Activar la tierra. Es el momento de comenzar a masticar sin tragar (“chaqchar”) un poco de hojas de coca y mientras tanto esperar el turno para poder ofrendar a la tierra. Las ofrendas se inician uno por uno o de a dos, generalmente en actitud compasiva y sumisión al cosmos. De rodillas frente al hoyo comenzamos a entregar lo que previamente hemos ofrendado. En este momento el participante puede realizar alguna pleglaria, pedido, canto, oración, rezo, pensamiento, namasté o meditación (“el silencio o vacío es muy bien apreciado por ella”) para con la pachamama, según sea su credo o religión. Estas ofrendas deben realizarse con ambas manos. Se comienza con la hoja de coca y el agua bendita si hubiera. Luego las comidas, dulces y demás ofrendas. Este momento es pertinente para nuestras peticiones para este nuevo año, éstas deben ser escritas previamente en papelitos multicolores y ser soltadas en la fogata pequeña al interior del hoyo. Al final de este acto el participante debe realizar el brindis final con chicha de maiz con la pachamama. Hay que prestar atención a las señales que la pachamama nos envía a través de las brasas del fuego, las cenizas, ruidos, movimientos o sucesos imprevisibles que suelen ocurrir.

5) Cerrar es abrir. Activar los elementos de la pachamama con el cierre del ritual. Cuando todos los participantes han finalizado su tributo, cada uno debe colaborar en cubrir el hoyo, a éstas alturas la tierra está bien alimentada y satisfecha con nuestras ofrendas. Opcionalmente se puede rezar un Padre Nuestro (considerando el sincretismo religioso presente). La ceremonia termina tapando el hoyo con piedras pequeñas de diferente forma o color, cubiertas con pétalos de flores.

Cabe agregar, que la celebración y la ofrenda a la pachamama no mantiene grandes reglas o mayores secretos, lo antes dicho es solo una propuesta que pretende dar un cierto órden e desmitificar su ceremonia. Su importancia principal radica en reactualizar el valor de la tierra y la profunda identidad de los pueblos que conviven con ella.

Adicionalmente la ceremonia puede estar acompañada por cantos o icaros, por música suave o relajante, por el sonido de tambores (percusión), por abrazos fraternos entre todos y cada uno de los participantes y danzas tribales alrededor del fuego (danzas arquetípicas libres pluriétnicas que corresponden a todos los elementos: agua, aire, viento y tierra; Pueden incluirse los elementos metal y madera de la medicina tradicional china). Es una celebración y todos podemos festejar. Al final, podemos agregar a éste acontecimiento una CENA como punto final en su honor y compartir la gastronomía andina que nos brinda Pachamama, al compás de la música de quenas y zampoñas, del cóndor pasa y la valicha.

Los rituales en honor a la pachamama dan cuenta de un tipo de espiritualidad andina que no es ajena a la materia. Espíritu y materia confluyen, convergen y se complementan. Al igual que todas las religiones basadas en el culto a la Madre, las celebraciones a la Pachamama se basan en el respeto por todos los seres vivientes, por cuanto ellos no solamente son el fruto de Su Creación sino que forman parte de Ella misma. Nosotros sus seguidores no pretendemos “dominar” a la Naturaleza sino protegerla y cuidarla, como una manera de devolver a la Madre todo lo que la Madre nos brinda con generosidad.
Entre las plegarias comunes que se escucha: “Pachamama, santa tierra no me comas, todavía soy joven y puedo dejar semilla”, “Pachamama, devuélveme el doble de lo que te doy!”, “Pachamama, santa tierra Kusiya, kusiya! Vicuña cuay, Amá mi naicho, Kusiya, kuisya!”. Antiguo verso quechua-castellano, que se traduce literalmente: “Pachamama, santa tierra ¡Haz que nos vaya bien! Danos vicuñas y no nos las mezquines. Danos fortuna y no nos hagas enfermar. ¡Haz que nos vaya bien!”.

Otra muestra de plegaria: “Pachamama, deidad inmortal y bien amada, que tienes tu refugio en las grutas ignotas de la sierra, entre música de quenas invisibles y tibiezas inefables; para Pachamama dueña y señora de los picachos y de los pastos, de las bestias y de los hombres, la que se enoja en los temblores, la que protesta en el rodar de los truenos, la que extravía al hurgador que ofende la tierra buscando oro, estaño y plomo”.

Oración a la Pachamama: “Madre tierra, Diosa de la Naturaleza, que creas cada cosa y siempre haces que el Sol reaparezca como un regalo para las personas, protectora del cielo, del mar y de todos los espíritus; En ti que fluye toda la naturaleza, que nos brindas la alegría de la luz de los días y que mantienes tu promesa de darnos los nutrientes. Nosotros retornamos a ti en forma de espíritus, al final de nuestra vida, que es el comienzo en ti. Te damos los agradecimientos por tu benevolencia. Yo me inclino ante tu divino nombre y con la mayor dignidad imploro que nos concedas los donos de tu misericordia. Te agradezco por todo lo que haces por nosostros, quiénes tenemos fé en tus divinos deseos”.

Arnaldo Quispe.


3 comentarios

Cartografías del poder

El problema histórico y geopolítico que nos planteamos es el del choque cultural ocurrido en América al momento de la llegada de los europeos, entre los modos de cartografiar la realidad: por un lado, la cartografía escrita de los blancos proveniente de varios siglos de historia geográfica escriturada y diseñada según los patrones de la escritura, y por el otro, la cartografía oral de los aborígenes originarios del continente, que construyen su realidad a partir de la oralidad y de la experiencia vivencial en y con la naturaleza. 

Hablamos desde la perspectiva de la relación entre la Europa colonizadora y la América colonizada. 

El mapa o la carta geográfica, es a la vez una metáfora y un hecho físico concreto: en cuanto “carta escrita y dibujada”, es una materialización  semantizada de la escritura geográfica; en cuanto “mapa mental”, es una idealización ideologizada del modo de pensar y de interpretar el mundo circundante.  La carga alienante que ambas contienen hay que descifrarla.

Al momento de la llegada (invasión, conquista, ocupación, descubrimiento, avasallamiento) de los blancos al continente americano en el siglo XVI, los conquistadores adoptan la postura política, militar y cultural del dominante, del extranjero que viene a apoderarse de las tierras y de las personas, pero sobre todo de las mentes. 

CARTOGRAFIAS, GRAMATICAS Y LENGUAJES

Se impone la civilización de los blancos sobre la civilización de los aborígenes originarios, a fuerza de caballos, armas de fuego y cruces.

En las culturas originarias lo escrito es de “menor rango” que lo oral (visto desde la perspectiva occidental), y donde el lenguaje oral expresa información organísmicamente existente de conexión al interior del ser y en relación con las múltiples y sutiles señales de la naturaleza.  Los blancos llegan a America con la escritura, con su propia escritura y lenguajes escritos, con sus idiomas y arrasan -más o menos sistemáticamente y en nombre de la ritualidad religiosa- con los ritos, codigos y lenguajes orales. 

La conquista y el arrasamiento conquistador de las culturas y territorios originarios de América, por parte de los blancos (españoles, ingleses, franceses, holandeses) ocurre en primer lugar a través de la ocupación mental de los lenguajes y códigos de transmisión de saberes, de manera que los pueblos originarios son obligados (enseñados, educados, civilizados) a hablar y escribir la lengua o el idioma del conquistador dominante.  Al mismo tiempo, la ocupación de los territorios geográficos sucede mediante la guerra y la asimilación, el combate de las armas y las armas de la palabra y de la oración.

Las gramáticas del blanco y de lo escrito, se imponen a la oralidad del aborígen, recodificando su estructura mental y de razonamiento para comprender la realidad: el indio “lee” la realidad (incluso su propia realidad, su propia historia, su propia geografía) pero que ha sido escrita por el blanco, con la sintaxis y la ortografía del blanco (del idioma inglés, del francés, del español, del holandés, del portugués…).

Los códigos de referencia del aborígen se subsumen en la “escritura escrita” de su propia historia relatada en el idioma del blanco.  Los niños guaraníes en la película “Misión”, cantan paradójicamente un himno católico en latín, sin conocer su contenido, sin conocer su lenguaje musical y sin saber que son objeto del poder religioso-eclesial y político del blanco, que les enseñó a cantar en un idioma extranjero, bajo la apariencia mística de que su liberación ocurrirá en el cielo … cielo inventado por los blancos.

La oralidad indígena o aborígen es despreciada, relegada, apagada, acallada y lentamente, a lo largo de cinco siglos de sojuzgamiento, e incorporada ideológicamente dentro de las categorías occidentalizantes de cultura inferior y no civilizada.  Lo oral es derrotado parcial y provisoriamente por lo escrito. 

La cartografía oral que el aborígen tiene de  su tierra, de su madre tierra, de la naturaleza de la que forma parte indisoluble, es reemplazada por la cartografia escrita del blanco dominante.

CARTOGRAFIAS Y PODER

Y los blancos traen también a sus geógrafos, a sus científicos que vienen a cartografiar los territorios en vías de ser conquistador.  En la brutal asimetría instalada y estructurante del blanco europeo frente al indígena americano, solo el conquistador tiene el poder de cartografíar el territorio conquistado, tanto porque los aborígenes poseen otras cartografías del espacio que les pertenece (quipus y escrituras ideográficas…), como porque la cartografía sirve como forma ideológica de registrar la forma y el contenido del territorio apropiado. 

La cartografía europea, como herramienta cultural y militar de la dominación blanca sobre las culturas que se pretende someter, cumple una doble función: de autoreproducción del dominio geográfico y de afirmación ideológica (luego cultural) del poder que asume la cultura conquistadora en el espacio geopolítico de la época.

El aborígen termina alienado de sus propios territorios y lenguajes, de sus propios códigos, símbolos y ritos, bajo el poderoso influjo ideológico de los códigos religiosos y las gramáticas ajenas.  A la alienación feudal y capitalista que impone el blanco en América desde el siglo XVI al aborígen (mediante su dinero, sus conceptos de territorio, propiedad, de fronteras, de trabajo asalariado, cuando no de trabajo esclavo), se suma la alienación ideológica del lenguaje, de la escritura, de la estructura occidental del razonamiento que se sumerge en el modo de pensar del aborígen.

Entonces, a lo largo de varios siglos de colonización, el aborígen termina pensando y hablando, leyendo y escribiendo con la gramática, el idioma y el lenguaje del occidental: la nueva cartografía del poder y la dominación se han instalado en la geografía mental del habitante originario del territorio americano.

Manuel Luis Rodríguez U.

Punta Arenas, Magallanes (Patagonia sin represas), invierno de 2011.-

http://patagonhistoria.blogspot.com/2006/11/amrica-del-sur-en-la-historia.html

http://patagonhistoria.blogspot.com/2006/11/america-del-sur-en-la-historia.html


Deja un comentario

¿Y si la estrategia de desarrollo neoliberal estuviera llevándonos a una mayor desigualdad social y no al desarrollo?

“Si Latinoamérica no lleva a cabo una modernización de su estrategia productiva, no será verdad eso que tanto se repite últimamente de que es su momento para cambiar su historia, ya que no habrá base para un crecimiento sostenido en el futuro.”

http://www.elpais.com/articulo/economia/Expertos/cuestionan/estrategia/crecimiento/Latinoamerica/elpepuintlat/20110512elpepueco_12/Tes


Deja un comentario

Las islas Falklands y el cono sur de América: una encrucijada geopolítica

Ensayo publicado en octubre de 2010, que conserva su actualidad, donde se analiza la encrucijada geopolítica en torno a las islas Falklands en el Atlántico Sur. 

http://paradygmassiglo21.wordpress.com/2010/07/09/las-islas-falklands-y-el-cono-sur-de-america-una-encrucijada-geopolitica/


Deja un comentario

Las FFAA del Cono Sur de América Latina en el siglo xxi – Elementos para un análisis geopolítico

Un ensayo de Virgilio Beltrán, especialista argentino en Estrategia y Relaciones Internacionales.

FUERZAS ARMADAS DEL CONO SUR AMERICA LATINA EN EL SIGLO XXI


Deja un comentario

Globalización y geopolítica del Océano Pacífico: la redistribución de las hegemonías en el siglo xxi

PROLOGO.

En los inicios del siglo XXI, el sistema planetario continúa experimentando mutaciones profundas en el plano geopolítico.  Si hubiera un concepto que defina y sintetice dichos cambios estructurales que tienen lugar en el orden mundial debería hablar se de incertidumbre y de redistribución de las hegemonías.

 La Geopolítica, en su desarrollo moderno ([1]), constituye una disciplina que contiene una representación del espacio en relación con los actores políticos que en el se despliegan.  En cuanto representación del espacio, la Geopolítica integra categorías de análisis provenientes de otras disciplinas de las Ciencias Sociales, produciendo ópticas o lecturas destinadas a comprender la articulación existente e imaginada entre los actores políticos y los espacios y territorios en los que se manifiestan las relaciones de poder.   Para la Geopolítica moderna, por lo tanto, todos los espacios, todos los territorios son arenas de poder, ámbitos reales y/o virtuales en los que se manifiestan poderes y donde se compite por su control y dominación.

 Esto no quiere decir que la lectura geopolítica sea una interpretación polemológica o conflictual de las relaciones entre actores políticos, lo que se subraya hoy es que el conflicto es una condición inherente a dichas relaciones, pero que la Geopolítica puede interpretarlos también a la luz de otros parámetros intelectuales como la interdependencia o la integración.

 Cambio y continuidad: asistimos a cambios estructurales profundos en el orden mundial, pero al mismo tiempo, las continuidades persisten con la inercia propia de los sistemas políticos, económicos y mentales que se niegan a desaparecer.

 La implosión del sistema imperial soviético y al término del ciclo de la guerra fría, ha abierto en todo el anterior orden internacional una insospechada “caja de Pandora”: renacen los mismos y ancestrales regionalismos, los antiguos nacionalismos, las ambiciones territoriales, los particularismos locales, mientras el Estado-nación hace crisis y las resistencias anti-sistema se precisan y complejizan; en suma, los viejos, olvidados y profundos conflictos que habían quedado olvidados por la tensión geopolítica mundial entre capitalismo y comunismo, desde 1990 en adelante vuelven a emerger y ocupan la escena internacional y regional.

 La hegemonía estadounidense, constituida en estas etapa como la única potencia estratégica global del planeta, no sucede sin embargo en un escenario de sumisión ni en un clima de aprobación por parte de las opiniones públicas; la creciente militarización y la presencia militar de Estados Unidos en casi todo el mundo, ocurre en un contexto en que comienzan a emerger otras potencias y bloques de poder mundiales, poco dispuestos a aceptar per se la superioridad estadounidense, tanto por la connotación imperial de sus conductas internacionales, como porque resulta evidente que los intereses geopolíticos y estratégicos de dicha potencia, aunque sean presentados retóricamente como aspiraciones de alcance universal, resultan ser en definitiva, puros y concretos intereses económicos, respaldados por el peso de la tecnología y la fuerza militar.

 El nuevo orden unipolar e imperial al que ha accedido el mundo desde los inicios del siglo XXI no es un mundo más ordenado, más seguro o más pacífico: paradójicamente, es un escenario mas inseguro y menos predecible, más violento y con más guerras.

 El concepto que mejor define geopolíticamente este siglo XXI que se inicia, es incertidumbre.

 Producto de una compleja combinación de dinámicas de poder, el océano Pacífico parece estar en camino de convertirse en una arena geopolítica –una más en el mundo actual- donde se entrecruzan las diferentes rivalidades y ambiciones de las distintas potencias y naciones que tienen costas e intereses en dicha zona del mundo.

 En este contexto, la cuenca del Pacífico se constituye en una de las arenas geopolíticas donde tiene lugar una prolongada redistribución de las hegemonías, al mismo tiempo que se configura un nuevo orden político y económico mundial.

 Este ensayo examina los roles que la cuenca del Pacífico puede desempeñar en el actual escenario económico y político internacional de globalización y sus proyecciones futuras más plausibles, desde la perspectiva de la escuela realista de la Ciencia Política y las Relaciones Internacionales.

Manuel Luis Rodríguez U.

 Punta Arenas (Magallanes), otoño de 2011.

 Continúe leyendo este ensayo clicando en el siguiente archivo:
 
 
 

[1]Y por lo tanto definitivamente expurgada de sus antiguas pre-nociones, útiles al proyecto nazi de dominación, racismo y expansionismo.


Deja un comentario

La Patagonia austral chileno argentina como espacio geopolítico y oceanopolítico

Este ensayo tiene por objeto examinar algunas de las principales variables de una geopolítica y una oceanopolítica austral, centrando el análisis en los espacios patagónicos. Asumimos conceptualmente que el analisis geopolítico es una herramienta util a la reflexión estratégica y a la comprensión política de los fenómenos sociales, económicos, culturales y tecnológicos del presente y del futuro.

Este ensayo examina algunos elementos para una geopolítica y una visión oceanopolítica del cono sur de América Latina, delimitando su objeto de estudio en la región continental, insular y marítima austral del continente sudamericano y que se denomina región patagónica o Patagonia.

A diferencia del resto de la frontera común chileno-argentina, en la región patagónica no existe una cordillera que separa los espacios territoriales, dominada por extensas pampas que se extienden en toda la región continental y la isla de Tierra del Fuego.

A diferencia del resto de los respectivos territorios jurisdiccionales chileno y argentino, en la Patagonia la geografía no separa ambas culturas ni ambas comunidades, sino que se presta para comunicarse y aproximarse.

Para continuar leyendo este ensayo (en version pdf), clicar sobre este vínculo: ↓

PATAGONIA AUSTRAL CHILENO ARGENTINA COMO ESPACIO GEOPOLITICO Y OCEANOPOLITICO

 


Deja un comentario

Regionalismo, movimientos ciudadanos y energías para un desarrollo sustentable: materiales para comprender el movimiento del gas de enero de 2011 en Magallanes

Reportaje en video efectuado por el Aula Factoría Patagonia sobre el movimiento del gas en la región de Magallanes, enero de 2011.

http://vimeo.com/19950276

Otros materiales de consulta, que relacionan Geopolítica, Desarrollo Regional, desarrollo sustentable y problemas energéticos a escala de la región de Magallanes (Chile), se encuentran a continuación:

ENERGIA Y DESARROLLO EN EL FUTURO DE MAGALLANES

LA REVUELTA DEL GAS ENSAYO DE SINTESIS


Deja un comentario

Enjeux géopolitiques et scénarios prospectifs sur le cone sud de l’Amérique Latine a l’horizon de l’année 2010

Essai de synthése d’apres une thése défendue et aprouvée en octobre 1990 a l’Institut des Hautes Etudes de l’Amérique Latine, Université de Paris III Sorbonne Nouvelle.

PROLOGUE.

Lors de la défense d’une these a l’Institut des Hautes Etudes de l’Amérique Latine, a Paris en octubre 1990, j’ai abandoné le sujet d’étude du Cone Sud du continent américain, á la suite d’autres sujets de recherche.  Mais, au debut de la seconde décenie du XXIeme siécle, les questions géopolitiques concernant l’Amérique du sud et la région australe ou Patagonie, ont revenu a l’actualité, suite aux recherches petroliéres effectués dans le basin de l’Atlantique sud, autour des  iles Falklands/Malouines.

J’ai donc décidé de tenter de réconstruire une versión resumée de la thése de 1990, puisque elle aborde les défis energétiques, geopolitiques et meme géostratégiques du cone sud de l’Amérique Latine avec une large actualité, dans sa complexité et sur un régistre théorique a la fois, geopolitique et prospectif.

ENJEUX GÉOPOLITIQUES SUR LE CONE SUR DE L’AMERIQUE LATINE.

Pour comprendre les enjeux geopolitiques de cette partie du monde, il faut situer et delimiter l’espace géopolitique d’annalyse.

L’espace patagonien integre -du point de vue térritoriale- les provinces argentines de Rio Negro, Santa Cruz et Terre de Feu et les régions chiliennes  de Chiloé, d’Aysen et Magellan, séparées par la cordillere des Andes et par une frontiere binationale établie en 1881 par un traité international.  Mais, a l’interieur de l’espace géographique et maritime patagonien (Ocean Austral, Atlantique sud et Pacifique sud) se manifestent un certain nombre de processus migratoires, culturels, geoeconomiques et politiques dont l’Etat chilien, l’Etat argentin et l’Etat britanique intervienent pour conduire le développment de ses territoires et assurer la poursuite de ses interets.

Hypothése de base et variables.

Le developpement présent et futur prévisible, plausible de la région australe, dépende et résulte determinée de la mise en place d’un ensemble de variables: 

a)  le role acrue des espaces australes et antarctiques dans le developpement du tourisme, de la recherche scientifique et de l’intégration scientifique et technologique des Etats ayant acces au continent blanc;

b) le developpement des processus d’integration economique, sociale, physique et culturel dans l’espace territorial patagonien, renforcant les synergies socio-culturels, géopolitiques et politiques entre les Etats, les entreprises et les régions d’Etat;

c) le renforcement des tendences vers la régionalisation, descentralisation et autonomisation des régions australes du territoire chilien et argentin;

… … →

(essai en construction)

Manuel Luis Rodríguez U.


Los intereses nacionales de Chile: notas para una definición geopolítica

PRÓLOGO

 Este ensayo aborda un análisis teórico de las relaciones internacionales de Chile, desde la perspectiva de la orientación realista de los intereses nacionales, en un contexto caracterizado por la globalización/mundialización de los intercambios, por la persistencia de la asimetría económica y política estructural en el orden global y por condiciones de incertidumbre estratégica.

La definición explícita de los intereses nacionales es un tópico extremadamente fluído y nebuloso en las relaciones internacionales de los Estados, pero su formulación puede permitir que el debate académico, politico, diplomático y geopolítico avance hacia mayores niveles de conciencia pública ciudadana.

 En un contexto global caracterizado – en los inicios del siglo xxi- por la incertidumbre estratégica, la mundialización de los intercambios, la asimetría del poder y la redistribución de las hegemonías, los intereses nacionales continúan ejerciendo un rol prescriptivo y explicativo fundamental en el despliegue de las políticas internacionales de los Estados y los gobiernos.

 Hemos adoptado un enfoque intelectual interdisciplinario en el que  la disciplina de la Ciencia Política, las Relaciones Internacionales y la Geopolítica, aportan e integran conceptos y categorías de análisis transversales y se sitúa en la perspectiva teórica de la escuela del realismo político.

Manuel Luis Rodríguez U.

 Punta Arenas - Magallanes, junio de 2010.-

 LOS INTERESES NACIONALES COMO TÓPICO DE LAS RELACIONES INTERNACIONALES

 El tópico de los intereses nacionales ocupa un lugar secundario en el análisis contemporáneo de las relaciones internacionales, en un contexto mundial que ha sido definido como de globalización/mundialización, de crisis del Estado nacional, de incertidumbre estratégica y de derribamiento de las fronteras y las soberanías nacionales.

 La experiencia de la política exterior de los Estados y de las relaciones internacionales, analizadas en su perspectiva histórica, y vistas desde el paradigma del realismo político, desmiente sin embargo, esta supuesta relativización de las soberanías nacionales y ese pretendido deterioro de los intereses nacionales en el contexto actual.

 Puede afirmarse que lo que ha sucedido como una tendencia profunda del desarrollo contemporáneo -a lo menos desde la segunda mitad del siglo xx- en relación con el ejercicio de los intereses nacionales –ese conjunto más o menos explícito de metas estables y objetivos permanentes que mueven  y motivan la política exterior de los Estados en la escena internacional- es que se han desplazado las arenas y los espacios geopolíticos y geo-económicos donde se manifiestan y entrecruzan esos intereses, al tiempo que se ha modificado y eventualmente se ha amplificado la escala geográfica en la que ocurre su instalación y repercusión.

 En la medida en que asistimos a la implosión del espacio político, diplomático y estratégico y a la transformación de las dinámicas y los ejes geopolíticos y geoeconómicos ([1]) en torno a los cuales giran los intereses  de los Estados y de los demás actores de la escena internacional, éstos deben re-situarse y re-definirse a la luz de los nuevos dilemas y nudos conflictivos que surgen. 

 INCERTIDUMBRE Y TRANSICIÓN ESTRATÉGICA: LAS TENDENCIAS PROFUNDAS EN EL ORDEN GLOBAL

 El cambio de mayor envergadura al que estamos haciendo frente en estos primeros decenios del siglo xxi, es de una lenta, gradual y dificultosa transición estratégica desde un esquema unipolar hacia un esquema multipolar.

 Por lo tanto, los intereses nacionales de los Estados-naciones tienen que manifestarse en un contexto en que la hegemonía global estratégica e imperial de los Estados Unidos que caracterizó al período de la unipolaridad, comienza a ser cuestionada y discutida por la emergencia de nuevas naciones y Estados al rango de potencias mundiales.  En el juego asimétrico de redistribución de las hegemonías, es necesario reconocerlo,   los intereses nacionales de las naciones emergentes (es decir, de aquellas que están intentando salir del subdesarrollo), deben articularse en función de ejes geopolíticos y geo-económicos que les permitan romper la cadena de la dependencia, mediante la articulación multilateral, la integración y la complementación de sus economías y sistemas productivos.

 Mientras ciertos Estados pivotes a escala regional o subregional ([2]), generan dinámicas sinérgicas económicas, tecnológicas, políticas y geopolíticas en torno suyo (como sucede con Brasil en el continente sudamericano), los Estados nacionales emergentes juegan al interior del esquema unipolar y de la redistribución de las hegemonías, ya sea intentando salir de la esfera de influencia de la potencia global dominante o manteniendo su funcionalidad con esa dominación. 

Sigue leyendo


Deja un comentario

Las relaciones entre China y América Latina: escenarios de expansión

Al ritmo actual de expansión de las relaciones económicas entre China y América Latina, la potencia china se convertirá a mediados de la próxima década en el primer socio comercial, primer exportador y primer importador de esta parte del mundo.  La geopolítica latinoamericana deberá plantearse y replantearse el lugar de América Latina en el esquema económico y político global de la República Popular China para los decenios próximos. ¿Pasaremos  en los próximos decenios de haber sido suministradores de materias primas y productos con bajo nivel tecnológico dependientes de la potencia imperial estadounidense (durante el siglo xx), a ser suministradores de materias primas y productos con bajo nivel tecnológico dependientes de la potencia imperial china (en el siglo xxi)?

 Estudio y análisis económico y estadístico de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) sobre los nuevos escenarios y perspectivas de las relaciones económicas, políticas y comerciales entre la República Popular China y las naciones de América Latina y el Caribe.

Clicar sobre el archivo pdf adjunto ↓

relaciones_economicas_China_AL cepal 2006

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.241 seguidores